Automatic Translation


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Para seguirnos en Twitter

Seguir @EspiralesCI en Twitter.

LinkedIn

Buscar

Suscripción al blog

Agenda

Archivos

Etiquetas

Entradas recientes

Meta

Etiqueta: investigaciones

Entrevista a Pepa Horno sobre violencia infantil en España para UNICEF Comité Español

Hace unos días el UNICEF Comité Español me ofreció la oportunidad de participar en un Facebook Live en su página web cuyo vídeo está teniendo una difusión muy grande estos días.

La temática era sobre la violencia infantil en España y la necesidad surgía de la alarma social creada por los últimos casos de agresiones cometidas por adolescentes en nuestro país.

Este es el vídeo por si queréis verlo. Es algo largo, dura cuarenta minutos. Tal y como dije antes de que tuviera lugar, la violencia infantil en España es un tema doloroso, complejo y delicado y es necesario tratarlo con la extensión que merece para que no quede reducido a una serie de titulares reduccionistas, y como tales falsos en cualquiera de sus sentidos.

Junto con el vídeo, quería también difundir las fuentes de donde surgieron los datos que mencioné. Las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística sobre defunciones de niños, niñas y adolescentes en 2016. Por otro lado, el estudio sobre polivictimización de niños, niñas y adolescentes en el sistema de protección y reforma de Noemí Pereda, Judit Abad y Georgina Guilera de 2014, “Victimización en jóvenes de protección a la infancia y la adolescencia y de justicia juvenil”.

Llevo más de veinte años trabajando en esta temática y he visto el cambio social que se está dando hacia esta problemática, que supone uno de los rostros más dolorosos del ser humano. La violencia contra los niños, niñas y adolescentes y la que ellos mismos ejercen nos genera miedo, cuestiona nuestra seguridad básica, esa sensación que todos necesitamos tener de que estamos a salvo, de que la gente que amamos está a salvo, y sobre todo, de que nuestros niños y niñas están a salvo. A salvo de ser víctimas de una agresión y a salvo de agredir a otra persona, sea otro niño o niña o un adulto.

A mí misma me sucede. Cada vez que me entrevistan vuelvo a mirar las estadísticas. Y las cifras son tan brutales, y año tras año tras año siguen sin ser atendidas, que yo misma me obligo a no mirar demasiado las estadísticas. Mirarlas me provoca el mismo dolor de tripa con el que me acosté la noche anterior a este vídeo, las mismas lágrimas, el mismo dolor. El mismo, no. Más. Porque llevamos muchos años sabiendo lo que tenemos que hacer sin hacerlo. Muchos años permitiendo muertes de niños, niñas y adolescentes. Muchos años mirando hacia otro lado.

Esto no es nuevo, el ser humano mira hacia otro lado muy a menudo ante lo que le confronta con su fragilidad y con su miseria. Miramos a otro lado cuando son los niños y niñas de otros más fácilmente que cuando son los nuestros. Pero lo hacemos. Lo hacen los gobernantes, lo hacen los políticos, pero lo hacen también los que definen los currículos académicos de las profesionales relacionadas con niños que siguen sin cambiarlos para incluir en los programas académicos el maltrato de forma que la gente que debe detectarlo: médicos, maestros, psicólogos, trabajadores sociales, educadores sociales… sepan cómo hacerlo. Lo hacen todos y cada uno de los profesionales que saben, intuyen o tienen la certeza y miran para otro lado. Lo hacemos las familias cuando decidimos no hablar de ello a nuestros hijos e hijas. Lo hace cada ciudadano que oye, intuye, mira y decide no denunciar.

Y año tras año sigo mirando una sola cifra. No voy siquiera a las cifras grandes, voy a la pequeña y más extrema. Voy a los asesinatos y suicidios de niños, niñas y adolescentes. En 2016, 17 niños y niñas asesinados en homicidios y 70 que se han suicidado. Y cada cierto tiempo cuando me dan la oportunidad como me la dieron aquí, salgo públicamente y lo digo, con una mezcla de congoja, llanto y grito.

Porque es verdad que han cambiado muchísimo las cosas, y a mucho mejor. Es innegable el avance social ante este tema, el cambio de actitud y la visibilidad que está teniendo. Son reales los recursos destinados a abordarlo, el avance de los recursos especializados para atender a los que son víctimas de maltrato, a los adultos que lo fueron de niños y siguen sufriendo por ello y a los niños, niñas y adolescentes que agreden a otros. El avance es innegable y da sentido a lo que hacemos muchos otros y yo.

Pero se nos siguen muriendo. En un año 87. 87. Y ni siquiera conocemos las caras de muchos de ellos. Ni sus nombres. Ni su dolor. Y no son más que el extremo de un dolor indescriptible que anida en los que sí sobrevivieron, los niños y niñas que siguen sobreviviendo y los niños y niñas que viven aún temblorosos en el alma de tantos y tantos adultos que trabajan y viven con nosotros.

Y cuando la noche anterior miraba las cifras y la rabia y la angustia se apoderó de mí, el dolor por ese dolor invisible dentro de nuestra propia casa, volví otra vez a una promesa que me hice hace mucho tiempo: seguiré gritando sus nombres.

Pepa Horno

Pd. Si alguien quiere saber más sobre esta temática, dejo aquí enlazadas varias entradas de blog que escribimos hace tiempo sobre la temática. Por un lado, el análisis político sobre la situación de la violencia contra la infancia en España que publicamos cuando se creó en el 2014 la subcomisión sobre violencia contra la infancia en el Congreso de los Diputados. Por otro, un post que publiqué en el blog de No me pidan Calma que llamé Contabilizar nuestros muertos sobre el número de muertes violentas de niños, niñas y adolescentes en nuestro país. Y otra entrada que publicamos sobre la importancia de dar voz a las víctimas. Y por último, la guía mencionada que elaboramos para UNICEF Comité Español en su programa de Ciudades Amigas de la Infancia con iniciativas que los municipios pueden desarrollar para abordar esta problemática.

Investigación y guía de buenas prácticas sobre acogimiento familiar y residencial elaboradas para UNICEF Comité Español

Dentro del trabajo que realizamos en Espirales Consultoría de Infancia hay proyectos que adquieren profundidad y un significado especial para todo el equipo. Estos dos documentos que presentamos hoy son uno de ellos.

Un lugar donde quedarse. Atención a niños, niñas y adolescentes en acogimiento en el sistema de protección en España es el resumen ejecutivo de la investigación cualitativa que hemos realizado desde febrero a julio de 2017 para UNICEF Comité Español sobre la situación del acogimiento familiar y residencial . Aparte de ciertos aspectos a nivel estatal, la investigación se centró en nueve comunidades autónomas: Andalucía, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad de Madrid, Galicia y País Vasco. Estas comunidades fueron elegidas como muestra representativa del estado por dos criterios: por su representatividad poblacional y por el número de niños, niñas y adolescentes en acogimiento en su territorio.

En cada comunidad se realizó un análisis de los datos estadísticos, los presupuestos, el marco legislativo y la documentación disponible en las páginas web de las administraciones correspondientes. Asimismo, se entrevistó a las administraciones responsables, a profesionales del sistema de protección, expertos académicos y a entidades colaboradoras, así como a instituciones responsables de la vigilancia del cumplimiento de los Derechos del Niño a nivel estatal y en los distintos territorios. En total se entrevistó a 160 personas.

Asimismo, se realizó un trabajo de campo consistente en la visita a un mínimo de dos centros de protección en cada comunidad autónoma, con un grupo focal con los niños, niñas y adolescentes residentes en cada centro y un grupo focal a familias acogedoras del programa de acogimiento familiar de cada comunidad. La guía recoge testimonios de estas entrevistas y grupos focales.

Uno de los dos objetivos de esa investigación era identificar referentes de buena práctica y establecer recomendaciones de mejora de la atención a los niños, niñas y adolescentes en acogimiento familiar y residencial en España. Para ello elaboramos el segundo documento que presentamos hoy El acogimiento como oportunidad de vida. Esta guía, como dice su subtítulo, es una guía de “Referentes de buena práctica y recomendaciones para una atención idónea a los niños, niñas y adolescentes en acogimiento familiar y residencial”. Recoge todos los modelos de buena práctica identificados en las diferentes comunidades autónomas, así como un marco de trabajo de referentes de buena práctica que puedan guiar la mejora de la atención en acogimiento familiar y residencial.

Este trabajo fue realizado por el equipo de Espirales Consultoría de Infancia, Pepa Horno Goicoechea y F. Javier Romeo Biedma, junto con Áurea Ferreres Esteban, Lourdes Juan Torres, Hernán Valobra Marchi e Itziar Fernández Cortés. Vaya desde aquí nuestro reconocimiento y profundo agradecimiento a todos ellos sin quienes este trabajo habría sido imposible de realizar, no solo por su envergadura sino por lo sensible de su contenido y la realidad que se analizaba. Queremos también agradecer al Equipo de Incidencia Política y Estudios de UNICEF Comité Español su confianza en nosotros y la claridad de su opción al visibilizar un tema tan necesario como escasamente atendido hasta ahora.

Pero también queremos desde aquí dar las gracias a cada una de las personas que colaboró e hizo posible este trabajo. A las administraciones públicas y sus responsables técnicos que nos apoyaron y colaboraron en su realización, a cada uno de esos 160 profesionales que entrevistamos, a cada familia de los grupos focales que brindó testimonio valiente y honesto de su proceso como familias acogedoras y sobre todo, a todos y cada uno de los niños, niñas y adolescentes que nos dijeron en los grupos focales: “Cuenta esto”. Lo contamos lo mejor que pudimos y supimos, y esperamos que todos ellos así lo sientan.

A partir de aquí, ahora que el trabajo está publicado, sólo nos queda desear que sea una herramienta útil para la mejora de la atención a los niños, niñas y adolescentes en acogimiento familiar y residencial en España.

Pepa y Javier

Informe “Son niños y niñas, son víctimas” sobre trata infantil en España

El miércoles pasado tuve el honor de asistir a la presentación del informe Son niños y niñas, son víctimas. Situación de los menores de edad víctimas de trata en España, realizado por el Instituto Universitario de Estudios sobre Migraciones (IUEM) de la Universidad Pontificia Comillas de Madrid (las autoras son María José Castaño Reyero y Ana Pérez Adroher) con la colaboración de UNICEF Comité Español.

Desde Espirales CI damos la bienvenida a este documento que combina tres elementos básicos.

Por un lado, es una llamada de atención a la sociedad a todo tipo de profesionales sobre esta temática tan invisible. Fue una satisfacción ver a profesionales con tanta implicación en este ámbito, y ver también cómo este problema ha aparecido en diversos medios de comunicación. Queda mucho trabajo por delante, pero nombrar las cosas es un primer paso.

Por otro lado, el documento ofrece una conceptualización muy completa de la casuística los niños, niñas y adolescentes víctimas de trata en España: mayoritariamente chicas adolescentes para la explotación sexual, pero también chicos, y niños y niñas de menor edad, y explotación laboral, mendicidad, y matrimonios forzosos. Y, muy interesante, los hijos e hijas de mujeres víctimas de trata, que a veces son rehenes de las organizaciones criminales, tanto aquí en España como en sus países de origen, y que sirven para ejercer el control sobre sus madres.

Por último, cinco conclusiones que son cinco pasos a dar a partir del informe:

  • Que los hijos e hijas de mujeres víctimas de trata sean considerados también víctimas de trata (con todos sus derechos de protección especial).
  • La necesidad de que los niños y niñas víctimas de trata sean identificados, prioritariamente, como niños y niñas, con todos los derechos que les están reconocido como tales.
  • La importancia de la creación de un registro de coordinación de todas las víctimas de trata a nivel estatal.
  • La urgencia de que existan recursos específicos para niños, niñas y adolescentes víctimas de trata, que no pueden ser de protección general, porque las redes de trata los localizan y los recuperan.
  • La formación de profesionales que tienen contacto con niños, niñas y adolescentes víctimas de trata (desde Espirales CI hemos impartido ya varias formaciones al respecto, y ofrecemos recursos en las entradas de blog sobre la temática de la trata).

También han creado un vídeo que resume algunas conclusiones principales de forma breve, para un difusión rápida.

Felicitamos pues a todas las entidades y personas que han hecho posible la aparición de este informe y recomendamos su lectura detallada.

F. Javier Romeo

Vídeo “Neuroeducación: por otra escuela”

Desde Espirales CI trabajamos para la transformación del modelo educativo con el objetivo de integrar el aprendizaje emocional y corporal en la escuela, siguiendo los avances científicos de la psicología y la neurociencia de los últimos años.

No se trata sólo de una nueva mirada al proceso educativo sino de incorporar con rigor técnico y profesionalidad los conocimientos sobre el desarrollo evolutivo y cerebral del niño que tenemos y que hace pocos años ignorábamos.

Pero no es fácil encontrar materiales y referencias que expliquen de una forma comprensible para las familias y educadores estos avances de conocimiento. El vídeo que difundimos hoy “Neuroeducación: por otra escuela” elaborado desde el movimiento en defensa de la escuela pública (www.yoestudieenlapublica.org) es uno de estos escasos y preciados materiales.

Esperamos que os resulte útil y clarificador y que contribuya a la sensibilización sobre la necesidad de un cambio educativo.

Pepa Horno

Abuso sexual infantil: cómo hacer visibles los datos

En las últimas semanas el tema del abuso sexual infantil, que ha sido desde el principio de Espirales CI una de nuestras áreas de trabajo prioritarias, está adquiriendo relevancia en la agenda pública y social. Este tipo de procesos de toma de consciencia sobre una problemática es necesario dotarlos de datos rigurosos y argumentos fiables. Y en el caso del abuso sexual infantil, ambos elementos son incontestables.

En las últimas semanas hemos tenido acceso, gracias al extraordinario trabajo que realiza Soledad Sánchez en el blog del Servicio de Atención a la Infancia y Adolescencia del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (lo mencionamos en una entrada de nuestro blog hace ya unos años), a dos publicaciones de las que queremos hacernos eco porque proporcionan datos tan rigurosos como espeluznantes sobre esta problemática.

gaceta_sanitaria_2015El primero es un estudio desarrollado por Noemí Pereda y colaboradoras (Judit Abad, Georgina Guilera y Mila Arch) y publicado en la Gaceta Sanitaria, volumen 29, número 5 del 2015, titulado “Victimización sexual autorreportada en adolescentes españoles comunitarios y en colectivos de riesgo”. Léanla. Recoge una muestra importante de adolescentes, tanto de población comunitaria, como atendidos en centros de salud mental infantojuvenil, o residentes en centros de acogida y centros de reforma. Atiendan a los datos de los cuestionarios que se les han pasado de reporte de diferentes formas de victimización sexual:

La extensión de la victimización sexual oscila entre un 14,7% a lo largo de la vida del total de la muestra comunitaria, un 23,5% en los/las jóvenes atendidos/as en centros de salud mental, un 35,6% de los/las jóvenes involucrados/as en el sistema de justicia juvenil y un 36,4% de los/las menores atendidos/as por el sistema de protección. Existe una mayoría de víctimas de sexo femenino, excepto en menores de justicia juvenil.

Y hay más datos sobre la polivictimización, sobre diferencias de edad, género… Léanlo. Son adolescentes españoles todos ellos. Y quizá leyendo estudios como estos uno pueda mirar de forma algo diferente a los y las adolescentes a los que se atiende en el sistema de protección, pero sobre todo a los que se atiende en el sistema de justicia juvenil.

childrens_commissionerY el otro estudio del que queremos hacernos eco es de Reino Unido, realizado por la oficina de la Comisionada para la Infancia de Inglaterra. Se titula Proteger a los niños y niñas del peligro: Una evaluación crítica del abuso sexual infantil en el ámbito familiar en Inglaterra y prioridades para la acción (Protecting children from harm: A critical assessment of child sexual abuse in the family network in England and priorities for action – Children’s Commissioner for England) y fue publicado en el Reino Unido en noviembre de 2015. En este caso, el estudio está centrado en la prevalencia del abuso sexual infantil en el ámbito familiar en Inglaterra. Se habla también, y entre otros datos escalofriantes, de un 11,3% de los adolescentes en Inglaterra que reportan experiencias de abuso sexual infantil en su entorno familiar.

Pero además de los datos, para lograr la visibilidad pública de esta problemática, es necesario elaborar materiales de sensibilización social, y que las víctimas puedan hablar y contar sus historias. Si no logramos que los datos de los estudios que difundimos hoy y tantos otros existentes ya tomen rostro, historia, humanidad, la sociedad nunca los hará suyos y reaccionará ante ellos. El problema es que los niños, niñas y adolescentes no pueden hablar solos, necesitan un apoyo para dejar de ser cifras en estudios que solo leemos quienes trabajamos con ellos.

Justamente hace pocas semanas nos hacíamos eco de una de estas historias narradas el primera persona por una víctima ya adulta, la que relata James Rhodes en su libro Instrumental. Las asociaciones de adultos que fueron víctimas de abuso en la infancia juegan un papel clave en este proceso, que debemos apoyar y promover. Es su voz la que debe oírse.

Y en este sentido, hoy queremos hacernos eco de dos películas que hemos visto en las últimas semanas y que son obligatorias cuando se trabaja en este tema.

La primera y la que más difusión está teniendo es Spotlight, dirigida por Tom McCarthy, que narra el trabajo del equipo de periodistas que destaparon el encubrimiento del arzobispo de Boston de los abusos sexuales cometidos por varios sacerdotes de su diócesis. La película narra a través de la vivencia de los periodistas, de su visión de lo que iban descubriendo, del horror y del dolor de las víctimas, y del silencio extendido mucho más allá de lo que podía parecer. Un silencio denso que extiende los límites de la responsabilidad sobre lo sucedido mucho más allá de los sacerdotes en sí mismos.

Y la otra película es El club, una película chilena dirigida por Pablo Larraín. Es una película que duele ver. Recoge la historia de varios sacerdotes retirados de su trabajo por varios motivos. Las interpretaciones son únicas y lo que reflejan son horrores que somos responsables de no olvidar.

El abuso sexual infantil es una realidad. Y la única forma de prevenirlo y erradicarlo es nombrarlo y denunciarlo. El silencio de nuestras sociedades y la falta de formación e intervención adecuada por parte de nuestras instituciones son la segunda y tercera forma de victimización a aquellos niños y niñas a los que no supimos, pudimos o quisimos proteger. Y esa victimización no acaba con la infancia. Si no se nombra, si no se mira de frente, dura toda la vida. Y destruye.

Pepa Horno

Homofobia en las aulas: una realidad latente que podemos afrontar

Escribo mi primer post en el blog de Espirales Consultoría de infancia para llamar la atención sobre un tema que me parece realmente preocupante: la homofobia en el aula.

Recientemente, y con objetivo de escribir un post, “Dimensionar, visibilizar y atajar la homofobia en las aulas, una cuestión urgente”, en el blog “Orgullo y prejuicios”, que revisara la literatura disponible sobre este tema, pude encontrar información disponible que me ayudó a dimensionar las implicaciones de una realidad invisibilizada, e incluso naturalizada por parte de todas las partes implicadas, y que mantiene a muchos niños y niñas en una situación angustiosa en una etapa de su vida crucial para definir su identidad y personalidad.

sergio_aguado_homofobiaLas cuestiones que más me llamaron la atención fueron las siguientes:

  • La falta de información actualizada, y sobre todo, proveniente de las instituciones responsables en materia de garantizar los derechos de niños, niñas y adolescentes en el ámbito educativo. Para atajar esta situación, es de agradecer el esfuerzo de COGAM al realizar el estudio más reciente disponible en esta materia en Madrid y que data del año 2013. En él se revelaba que un 81% del alumnado que se definía como lesbiana, gay o bisexual no se atreve a salir del armario en su centro educativo. La responsabilidad de la obtención de este tipo de información no debería recaer, al menos en exclusiva, sobre organizaciones de la sociedad civil. Los resultados obtenidos, de carácter acotado a una serie de centros que colaboraron en el levantamiento de la información, deberían llamar la atención de las instituciones a la hora de asumir no sólo una ampliación y una continuidad en el diagnóstico de esta información para identificar tendencias y evoluciones, sino también para adaptar una respuesta institucional sistemática.
  • La homofobia en el ámbito escolar es una realidad persistente en países que han realizado significativos avances en materia de reconocimiento de derechos de la comunidad LGTB: en Reino Unido, el 65% de estudiantes de secundaria LGB experimentaron bullying homofóbico en la escuela, y que el 97% escuchan expresiones homófobas en el contexto escolar. En Francia, un 59% de las alumnas y alumnos que se definen como lesbianas, gays, bisexuales o transexuales refieren haber sido objeto de insultos homófobos. Sería deseable una investigación homogeneizada a nivel europeo que nos ayude a dimensionar la realidad de la homofobia en la escuela, e identificar así los patrones culturales que la sustentan.
  • La falta de herramientas y de espacios para que la comunidad educativa pueda abordar la homofobia. Esta situación hizo que, en el estudio realizado por COGAM alrededor de un 42% del alumnado LGTB considerara que ·el profesorado hace poco o nada ante insultos homófobos en el aula”.

Afortunadamente, cada vez surge un mayor número de recursos para abordar la homofobia como un problema de convivencia en el aula, así como para atajar las agresiones que se produzcan. En el post que escribí se recogen una serie de recursos que pueden ser útiles para el profesorado, las madres y padres. Además de los descritos en el post que publiqué, quisiera añadir los recursos disponibles en la web de FELGTB, adaptados tanto para primaria como para secundaria.

También es una noticia esperanzadora el surgimiento de asociaciones y entidades formadas por y/o para niños, niñas y adolescentes LGTB, que ayudan a impulsar la visibilidad las vulneraciones homófobas que sufren desde la infancia. La Fundación Daniela e It gets better son dos ejemplos que me parece importante reseñar.

Puedes consultar el texto íntegro del post sobre homofobia en las aulas en este enlace.

Sergio Aguado

“Comunidad protectora: Estudio Regional sobre Mecanismos Comunitarios de Protección contra las Violencias” Investigación elaborada por Espirales CI para la oficina de Plan Internacional en la Región de Latinoamérica y el Caribe

plan_espiralesci_comunidad_protectoraEs un placer para nosotros difundir el informe Comunidad protectora. Estudio regional sobre mecanismos comunitarios de protección contra las violencias: Características y Desafíos resultado de una investigación elaborada por el equipo completo de Espirales CI, coordinada por Lyda Guarin, la Especialista Regional de Protección contra las Violencias, y publicada por la Oficina Regional para las Américas (ROA) (@PlanAmericas) de Plan Internacional, y que se puede descargar completo en este enlace.

Los mecanismos comunitarios de protección son a menudo considerados como el último eslabón de la protección a la infancia, por detrás del marco legislativo adecuado o de las instituciones pertinentes, cuando en realidad son el primer eslabón, el que tiene acceso directo a los niños y niñas, sus familias y sus comunidades. Son los mecanismos comunitarios de protección los que permiten una detección eficaz y una prevención ajustada a la realidad de las comunidades donde se trabaja. Son los que determinan la eficacia final del sistema de protección formal.

Estos mecanismos en una región como las Américas y el Caribe adquieren una diversidad de estructuras, formas y realidades grande que era necesario analizar para lograr describir las formas que las comunidades en las distintas localidades, regiones o países habían encontrado para organizarse en la lucha para erradicar la violencia que viven sus niños y niñas.

Para Espirales CI supuso un reto y un reconocimiento a nuestro trabajo que desde aquí agradecemos una vez más, el hecho de que una organización como Plan Internacional nos eligiera para desarrollar este mapeo regional de mecanismos comunitarios de protección.

Este informe es el resultado de un proceso en el que se han identificado 1182 mecanismos, se ha analizado el trabajo de Plan Internacional y otras doce organizaciones presentes en la región, y se han realizado entrevistas personales a 42 adultos líderes comunitarios, familias o personal de las organizaciones y 48 niños, niñas y adolescentes que participaron en grupos de trabajo en las visitas de terreno a la región.

Pero no es solo el interés de la estructura, tipología y procesos de creación de los mecanismos comunitarios de protección identificados, sus poblaciones objetivo, las estrategias y acciones desarrolladas y las líneas temáticas priorizadas. Es también el análisis de los logros y los retos resultantes.

Los logros son evidentes: la articulación del sistema de protección descentralizado en diversos países, los procesos de participación infantil y juvenil, la creación de recursos de atención a las víctimas o la mejora de la formación de los agentes clave en las comunidades, además de la creación de redes informales muy eficaces en la detección de situaciones de riesgo y desamparo.

Y entre los retos, y para animar a la lectura del informe, queremos destacar la dificultad para la inclusión de los grupos vulnerables, la escasa visibilidad de los niños varones víctimas de violencia o la escasa sistematización del trabajo que se desarrolla.

Asimismo, hay un dato especialmente relevante en este trabajo y es la escasez de espacios de autocuidado y acompañamiento para los líderes comunitarios y para el personal de las organizaciones e instituciones que impulsan estas estructuras. Sobre todo teniendo en cuenta que su trabajo implica la permanencia en las comunidades, la entrada en la cotidianeidad de las familias, la identificación de las situaciones de riesgo y desprotección que viven cada día los niños, niñas y adolescentes.

En definitiva, este trabajo recoge mucha información y algunas recomendaciones clave que pueden servir a los profesionales e instituciones que quieran desarrollar un trabajo comunitario de protección. Esperamos que las recomendaciones sirvan para dar respuesta a niños, niñas y adolescentes que nos hablaron del “rincón donde los niños desaparecen” o de “la cuesta por la que no podemos ir al cole porque hay un loco que sale y te asalta” en sus comunidades. Realidades que ellos describen con nitidez y, por desgracia, con resignación.

Pepa Horno, F. Javier Romeo, Lucía Losoviz y Sergio Aguado

Inversión pública en infancia

unicef_ceet_infancia_en_presupuestosHace un par de semanas, UNICEF Comité Español publicó un estudio elaborado por el Centro de Estudios Económicos Tomillo (CEET) denominado La infancia en los presupuestos. Estimación de la inversión en políticas relacionadas con la infancia en España y su evolución entre 2007 y 2013 que ha sido fuertemente comentado en las redes sociales, principalmente porque ha puesto en evidencia la caída de inversión pública en la infancia y adolescencia y la disparidad de dicha inversión entre las comunidades autónomas.

Pero el estudio también señala otros aspectos que desde Espirales Consultoría de Infancia consideramos que deberían ser incorporados en la agenda del trabajo de incidencia de todas aquellas personas, organizaciones e instituciones que trabajen en pos de los derechos de la infancia.

Por un lado, se debe exigir mayor claridad y desagregación a la información reflejada en los presupuestos públicos, para poder acceder de forma de sencilla y transparente a los datos y poder analizar la inversión desde diferentes perspectivas:

  • Según los ciclos de vida de la infancia (primera infancia, escolar, adolescencia) ya que el impacto que tiene la inversión en la primera infancia afecta el desarrollo de las siguientes etapas y es fundamental para establecer las bases de equidad. También permite analizar si se cubren las necesidades específicas de cada ciclo.
  • Según la situación socioeconómica, para analizar si dicha inversión llega a los grupos más necesitados o vulnerables, garantizando la distribución equitativa de los recursos.
  • Que permita la comparación con otras partidas presupuestarias o el gasto real, para poder hacer un seguimiento de la inversión real realizada y comparar con las otras partidas del presupuesto estatal, analizar el volumen y composición de los recursos asignados y el grado de eficiencia que se utilizan.
  • Que permita evaluar la efectividad de la inversión. Para ello los presupuestos deberían elaborarse en base a resultados que permitan medir el desempeño de las instituciones y del uso de los recursos públicos en los programas o proyectos que permiten alcanzar los resultados establecidos.
  • Que facilite los mecanismos de rendición de cuentas sobre la inversión pública destinada a la infancia y adolescencia, que pueden ser a nivel parlamentario, por entidades fiscalizadoras, por instituciones independientes de derechos humanos, entre otras. El acceso a la información por parte de los ciudadanos es fundamental para garantizar la transparencia del uso de recursos públicos en el cumplimiento de los derechos del niño.

Por otro lado, se deben fortalecer los espacios y procesos participativos por parte de la ciudadanía, incluyendo a los niños y niñas, para la elaboración de los presupuestos en sus diferentes niveles. Ya existen algunas experiencias a nivel municipal, que pueden servir de ejemplo para establecer mecanismos participativos en los presupuestos de las comunidades autónomas. La sociedad en su conjunto, incluyendo a niños y niñas, tiene que asumir un rol protagónico en las decisiones que le afectan directamente, como es la inversión en las políticas públicas.

Por último, se deberían establecer estándares mínimos de inversión en infancia a nivel del Estado Español para evitar inequidades y garantizar la igualdad de posibilidades a todos los niños, niñas y adolescentes, para facilitar la utilización de indicadores que midan el impacto de dicha inversión en las políticas y programas destinados a la infancia y adolescencia, otorgando mayor importancia a los resultados y calidad que al volumen invertido.

Hasta la fecha la inversión en infancia ha dependido de la voluntad política de los gobiernos de turno, es momento que pase a ser una prioridad de Estado y cuente con la participación de la ciudadanía, y especialmente, con la voz de los niños, niñas y adolescentes.

Lucía

Informe “Ocultos a plena luz” de UNICEF sobre la violencia contra la infancia

Uno de los argumentos más habituales cuando se debate la agenda política sobre infancia, y mucho más cuando se trata sobre violencia contra la infancia, es que no hay datos suficientes, o adecuados, o válidos.

Sin embargo, la evidencia es abrumadora. Se acumulan datos y datos de estudios, investigaciones y consultas realizadas a niños, niñas y adolescentes en diferentes regiones del mundo. Porque no debemos olvidar que los niños y niñas pueden Y DEBEN hablar. Nadie mejor que ellos para poder describir el sufrimiento que implica la violencia que sufren y viven a diario. Que no les dejemos votar o que debamos respetar su intimidad no significa que no podamos recabar su voz para denunciar lo que ellos no pueden solos.

Eso es lo que UNICEF ha hecho, una vez más, en su informe Ocultos a plena luz. Un análisis estadístico de la violencia contra los niños, que acaba de publicar en septiembre de 2014. Recabar datos de investigaciones, resumir sus conclusiones, estructurar propuestas, visibilizar el dolor de los niños y niñas… darles voz. No vamos a resumir aquí el informe, sólo enlazamos su resumen en castellano (el informe completo se puede descargar en inglés en la página de UNICEF). Son solo ocho páginas, os animamos a que las leáis, una sucesión de datos que reflejan el horror.

Y eso que hablan del mundo entero, de las diferentes regiones… que podríamos, como desde Espirales CI lo intentamos en otras ocasiones, hacer un informe paralelo sobre la violencia contra los niños y niñas en España. Aquí dejamos el reto junto con nuestra enhorabuena agradecida y reiterada a UNICEF por el trabajo que está realizando en los últimos tiempos especialmente sobre este tema.

Pepa

Conferencia de presentación del libro: “Elegir la vida: historias de vida de familias acogedoras” en Madrid

invitacion-elegir-la-vidaConferencia de presentación del nuevo libro de Pepa Horno Elegir la vida: historias de vida de familias acogedoras, organizada por la Fundación Acrescere en la librería El Tranvía en Madrid con intervenciones de Alejandro Martínez, Presidente de la Fundación Acrescere, de Pepa Horno y de familias acogedoras.

Fecha: jueves 8 de mayo de 2014, a las 19:00.

Lugar: Librería El Tranvía
Centro Comercial Moda Shopping
Av. General Perón 38-40
Madrid

[Entrada original del 28 de abril de 2014, actualizada a 8 de mayo de 2014, fecha de realización de la conferencia.]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR