Automatic Translation


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Para seguirnos en Twitter

Seguir @EspiralesCI en Twitter.

LinkedIn

Buscar

Suscripción al blog

Agenda

Archivos

Etiquetas

Entradas recientes

Meta

Etiqueta: vivencias

Reflexiones de F. Javier Romeo después del Congreso de Educación Emocional de Navarra

fj-romeo-padres-formados-2015Este pasado fin de semana he tenido el honor y la satisfacción de participar en el I Congreso de Educación Emocional de Navarra, organizado por Padres Formados. Ha sido un congreso especial por varios motivos, y quiero comentarlos y celebrarlos desde esta entrada de blog.

En primer lugar, me ha impresionado la valentía del equipo de Padres Formados. Han sido capaces de organizar todo el congreso (con alrededor de 250 participantes) sin patrocinadores ni financiadores, y con una atención muy buena y mucha calidad técnica, y eso ya tiene mucho mérito. Ha sido un congreso como querían, con conceptos de psicología positiva y cómo cultivar las emociones, con muchas risas e incluso con momentos de música y movimiento. Podéis verlo en el resumen gráfico del evento dentro de su blog.

Y dentro de ese marco han decidido introducir un tema terrible y bastante oscuro: mi ponencia trataba en concreto sobre “Una educación afectiva que protege frente al abuso sexual”, una de las temáticas que trabajo desde Espirales Consultoría de Infancia. Esa valentía les ha llevado también a difundir el tema del abuso sexual en la infancia por varios medios. En cierto momento salió el comentario de si íbamos a salir ponentes y participantes bailando y riéndonos en todas las fotos, y parecía que sí. Entonces tuve que dejar claro: «Sí, pero el abuso sexual no es tema de risa». Me encantó el proceso de reflexión que continué haciendo: efectivamente, el abuso sexual no es para reírse, pero si queremos transmitir mensajes y estrategias protectoras a los niños y niñas de nuestro entorno será imprescindible que nos riamos (y mucho) con ellos. Precisamente las pautas que sugerí tienen que ver con eso: un niño o niña que conoce una afectividad positiva, protectora y saludable (y ahí van grandes cantidades de risas compartidas) tiene mucha más protección frente a alguien que quiera abusar, sencillamente dirá «Uy, esta no es la afectividad que a mí me gusta, voy a escapar y voy a pedir ayuda». De modo que sí, una educación afectiva que protege frente al abuso sexual incluye necesariamente buenas dosis de risas, de risas sanas que hacen sentirse bien y en conexión consigo y con los demás. Y así lo compartí en la conferencia.

Hubo al final una mesa redonda con ponentes, donde surgieron varios temas interesantes que estuvimos comentando. Quiero resaltar dos, ya que me comprometí a compartir recursos al respecto.

Surgió el tema de “¿Cómo hacer para escuchar a un niño que se niega a irse del parque?”. Se dieron respuestas creativas y profundas, y yo aporté mi contribución: “Escuchando el ‘sí’ en el ‘no’”. escuchar-el-si-en-el-noRecupero entonces en esta entrada mi  artículo ‘Escuchar el “sí” en el “no”‘, que apareció publicado en el número 52 (de enero de 2011) la revista Nuestro rincón del 0-6, publicada por ACENTO (actualmente ya no sigue sacando números nuevos, aunque sigue disponible). En este artículo desarrollo de manera más amplia lo que expuse en la mesa redona: cuando una persona (y un niño o una niña también es una persona) dice “no”, está diciendo “sí” a muchas cosas, y si escuchamos al mensaje completo (al mensaje que nos aparece después de profundizar en el «no» inicial), podremos generar una conexión más profunda y hallar una solución satisfactoria para todas las partes. Para poder hacerse una idea, dejo aquí el comienzo del artículo:

Ana, de dos años y medio, no quiere ponerse el abrigo para salir a la calle. José, de cuatro años, no quiere bajar del columpio para irse a casa. Irene, de cinco años, no quiere irse a dormir. ¿Por qué no quieren hacer esas cosas que como adultos nos parecen perfectamente razonables?

¿Y qué hacemos a continuación? ¿Cedemos y que hagan lo que quieran? Entonces nos sentimos mal porque no estamos colaborando a su educación, y además nos da la sensación de dejar de lado lo que también queremos nosotros como personas. ¿Les forzamos a que hagan lo que queremos? Entonces tenemos garantizados la discusión y el mal ambiente durante un buen rato, y a largo plazo les estamos enseñando que al final lo importante es tener poder o fuerza, y que el diálogo sólo sirve cuando se es débil. En mi experiencia personal y profesional existe un tercer camino, basado en una comunicación más profunda en cada una de esas situaciones. Y una de las habilidades que desarrollamos en los talleres que facilito es la capacidad de escuchar a qué dicen “sí” nuestros niños y niñas cuando dicen “no”. Ir a la entrada donde continuar leyendo el artículo completo “Escuchar el “sí” en el “no”‘

Había también una pregunta respecto a «¿Cómo introducimos la educación emocional en los centros educativos?». Ahí me permití señalar que todos los centros educativos enseñan educación emocional, lo que ocurre es que a lo mejor enseñan una educación emocional que no está acorde con nuestros valores (la obediencia y la sumisión como valor principal, lo cognitivo por encima de lo afectivo, el miedo a todo lo que tenga que ver con emociones…). Solo poniendo consciencia en la educación emocional que reciben nuestros niños y niñas (y también la que hemos recibido quienes actualmente somos personas adultas) podremos plantear un cambio. No se trata de crear extraescolares de educación emocional, o de trabajar un poco en tutoría, aunque pueda ser un buen comienzo. Todo lo que se hace en el ámbito educativo enseña, aunque tal vez no sea lo que queramos, así que ampliemos nuestra mirada.

Como último elemento, surgió también el tema de las tareas para casa, los «deberes» que reciben los niños y niñas en los centros educativos. De manera muy resumida, es muy sano que los niños, niñas y adolescentes puedan recibir una educación, que vayan aprendiendo gradualmente a asumir responsabilidades y a realizar tareas… siempre que eso no sea lo único que hagan en su vida. Cité un artículo muy divertido de Claire Wapole, una periodista que decidió escribir una lista de «tareas para el colegio», con el mismo lenguaje que se utiliza para justificar los «deberes» en casa, pero para explicar las tareas de casa que cada profe de su hijo o de su hija deberá hacer en horario lectivo, ya que el horario «familiar» no es suficiente para consolidar los aprendizajes durante las horas que los niños y niñas están en casa. Se puede leer el artículo original aparecido en The Huffington Post Chicago en inglés, «Thirty Minutes Tops», y luego hay varias traducciones en castellano, a mí me ha gustado «Treinta minutos como mucho», en el blog El mito de los deberes.

Habría muchas cosas más que comentar, pero creo que con esto he recogido unas pinceladas sobre el Congreso. Aprovecho también para felicitar y transmitir mi agradecimiento al equipo de Padres Formados, en especial a Leticia Garcés y a Uxua Otazu, y a cada participante que contribuyó con su presencia, su interés y sus reflexiones y preguntas, y podemos continuar la conversación en los comentarios de esta entrada.

Con gratitud y celebración,

F. Javier Romeo

Mis vivencias en el I Congreso Internacional Educo «El bienestar de la infancia y sus derechos»

congreso_educoEn Espirales CI siempre hemos creído en el trabajo como una posibilidad de crecimiento personal y en el sentido que tiene compartir todo lo que hacemos. Por eso hay experiencias que merecen ser nombradas. Y el I Congreso Internacional Educo de hace unos días es una de ellas.

Educo es una organización a la que hemos acompañado y apoyado desde Espirales CI en un proceso de reconstrucción, y en cierto modo «renacimiento», que han desarrollado en los últimos años. Lo hicimos por la valentía y la perseverancia del equipo humano de la organización que fue capaz de no rendirse ante situaciones muy difíciles de manejar y encontrar en la transparencia y el rigor el camino para lograr su supervivencia. Les brindamos formación y hemos acompañado su proceso de implementación del Enfoque de Derechos del Niño en la organización. Así que estar presente en el congreso de la semana pasada tenía un sentido personal, más allá de lo profesional.

Y quizá en la vida siempre pasa que cuando pones algo de tu alma, algo que va más allá de la formalidad, entonces recibes multiplicado aquello que entregaste. Y eso fue lo que me sucedió. El primer regalo fue formar parte del Comité Académico del congreso junto con profesionales a los que admiro profundamente y poder contribuir a un enfoque certero y bien definido de los contenidos del congreso: el enlace entre bienestar infantil y los Derechos del Niño, tan urgente como coherente. Hubo un panel de ponentes impresionante, y los ejemplos de buenas prácticas que se expusieron fueron diversos y certeros. Y poder escuchar ponencias como la de Francesco Tonucci, que te recuerdan por qué estás donde estás y te dedicas a lo que te dedicas.

El segundo regalo fue dar un taller sobre «Las claves afectivas de la resiliencia», que se desbordó de gente, hasta el punto de tener que acondicionar una sala al lado para que parte del público pudiera seguirlo en una pantalla. Fue un honor sentir que tanta gente quería escuchar lo que podía aportarles. Son el tipo de cosas que me dan la medida del privilegio de mi trabajo.

Y en ese sentido, la gente que se me acercaba por los pasillos, las personas que me contaban su historia, que me explicaban cómo leen mis libros, o me han oído en cursos, o me siguen en este blog y en el mío personal… son las huellas de lo que hago, son esos momentos en que pongo rostro a una parte de mi trabajo cuya eficacia sólo llegaría a percibir parcialmente si no tuviera esos testimonios, esa gente que se acerca en el café o en el pasillo. Y que me deja muda y conmovida.

Y cuando crees que ya no hay más, entonces llegan unos jóvenes y te hacen una entrevista de esas que te llegan al alma. Dijeron que la colgarían en internet. Cuando lo hagan prometo difundirla también aquí. (la añado hoy, martes, que la han colgado, aqui va)

Y quiero compartir las otras dos entrevistas que me realizaron para el congreso. La primera fue institucional previa al congreso y resultó ser una entrevista clara y directa como pocas he realizado. La segunda, unos días antes del congreso que me recordó mi infancia, y la tercera, los chicos del proyecto de Cibercorresponsales, que no sólo me hicieron darme cuenta de mis «superpoderes» sino que me recordaron el sol que sale después de la lluvia cuando nuestro trabajo funciona. Por no hablar de que me fui con el regalo de sus abrazos.

Gracias a todas las personas que se me acercaron en el congreso, al equipo humano de Educo, a la gente que me aplaudió hasta ruborizarme en el taller, a los chicos y sus abrazos… gracias de corazón. Mi trabajo es un privilegio pero no siempre tengo la suerte de poder disfrutarlo tanto.

Pepa Horno

Este puente del Pilar, enciende la máquina que te conecta con tu niño interior

Llega el esperado puente del Pilar en España. Este año cae en lunes y tenemos tres largos días ante nosotros para desconectar y aprovechar los últimos vestigios de calor. Sin embargo, algunos padres y madres ven tanto tiempo libre con cierta aprensión. Se preguntan cómo llenar el tiempo de los niños y niñas y lograr que se entretengan. Aunque si les consultaran a ellos qué les apetece hacer durante este fin de semana largo, lo más probable es que respondieran algo tan sencillo de hacer como: “Jugar con vosotros”.

Nos hemos acostumbrado a llevarlos de una actividad a otra. No tiene nada de malo, al contrario, en su justa medida es beneficioso para su desarrollo y su formación. Es más, es probable que lo disfruten mucho. Pero sería interesante reflexionar acerca de si hemos sometido la relación con nuestros hijos a la tiranía de la logística diaria y de unas agendas rebosantes de actividades porque nos cuesta abandonar momentáneamente nuestro universo adulto y adentrarnos en el suyo. Podríamos preguntarnos si en algún recóndito lugar de nuestro fuero interno no estaremos buscando pretextos para llenar su tiempo porque no sabemos estar a solas con ellos. Tal vez se nos haya olvidado hacer aquello que ellos más desean hacer con nosotros: jugar.

Cierto, requiere energía y sobre todo dejarse llevar. La frase “Mamá, tú eres el lobo y yo el conejo” puede provocar cierto desconcierto porque no sabemos conectar con nuestro hijo o hija y, por ende, tampoco con nuestro niño o niña interior. A lo mejor éste ha enmudecido y se ha hecho invisible y no sabemos cómo despertarlo de su letargo para disfrutar sin tapujos ni inhibiciones.

Es tan importante el juego que en 2013 el Comité de los Derechos del Niño publicó la Observación general Nº 17 sobre el derecho del niño al descanso, el esparcimiento, el juego, las actividades recreativas, la vida cultural y las artes para recordar que el juego es un derecho de todos los niños y niñas (artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño) y para explicar por qué el ocio y el descanso son tan importantes para la formación y desarrollo de la persona. Dado que todos tenemos un niño interior, en realidad el juego es un derecho humano universal que no entiende de edades para ser ejercido.

El juego crea un espacio propicio para el aprendizaje e interacción con el entorno, para desarrollar su ingenio y despertar su creatividad. A fin de poder desarrollarse a través del juego, el niño necesita jugar solo y con otros niños. Jugar en solitario le permite navegar en un mundo de fantasía que maneja a su antojo y que fomenta su autonomía. Jugar con amigos le brinda la oportunidad de interactuar con el grupo y encontrar su lugar en él, aprender a ceder a veces y otras a salirse con la suya y a encontrar estímulos en aficiones o intereses distintos a los propios.

Y también necesita jugar con adultos con los que tenga una relación de apego. ¿Por qué es importante que los adultos juguemos con ellos? Porque en un mundo imaginario se difuminan las jerarquías y podemos conocernos mejor. Nos permite observar los gustos de nuestro hijo o hija, descubrir sus temores y retos, entender su relato de vida, lo que incluye su relación con nosotros.

El tiempo consciente y en alegría que pasamos con nuestro hijo o hija estrecha lazos. Basta con evocar nuestra infancia y constatar que los momentos compartidos son aquellos que recordamos con mayor emoción. Por ello, es necesario buscar ese tiempo y aislarnos de lo que nos rodea para saborearlo. Ese momento de intercambio equivale a decirle que ese espacio juntos es más valioso que cualquier otra cosa y que paramos nuestro mundo para entender el suyo. Que él o ella importan. Esto tiene un impacto directo en su autoestima. Y no solo en la suya.

En Espirales CI creemos en el afecto como base del desarrollo humano y hemos podido comprobar a través de nuestro trabajo que el tiempo y el conocimiento mutuo constituyen una de las estrategias básicas para forjar unas relaciones vinculares sólidas. Jugar brinda ambas cosas -tiempo compartido y descubrimiento mutuos- ya que hace que nos centremos en el niño o niña y en la comunicación que establecemos con él. Jugar nos permite construir afecto.

Busquemos tiempo para jugar con nuestro hijo o hija. Jugar con nuestro hijo refuerza el vínculo de apego que nos conecta con él o ella y¸ en una suerte de regresión, nos une al hilo de la vida. Como de manera muy hermosa describe el vídeo creado por Arti Creativo, jugar con nuestro hijo o hija es como poner en funcionamiento una máquina que nos conecta con nuestro niño interior.

Todos llevamos a un niño o niña dentro de nosotros. Aquel o aquella con el que jugaron poco o mucho, al que amaron y a veces lastimaron. Un niño o niña silenciado por los adultos que somos. Jugando con nuestros hijos reconocemos a ese niño, le insuflamos la alegría de nuestro hijo por compartir tiempo con él. Liberamos a ese niño o niña interior y damos rienda suelta a nuestra esencia, nuestro potencial creativo y nuestra espontaneidad.

Para disfrutar plenamente de ese momento con tu hijo o hija, te recomendamos que sigas este breve manual de instrucciones:

  • Respeta ese momento como si de una cita se tratara y olvida la colada, los platos por fregar o los asuntos de trabajo pendientes.
  • Apaga o silencia el móvil.
  • No tengas prisa.
  • Aprovecha este espacio de intimidad para hacerle hablar de lo que le importa y para hablarle de lo que te importa.

Desde Espirales CI te invitamos a que este puente del Pilar enciendas la máquina que te conecta con tu niño interior: juega con tu hijo o hija.

Áurea Ferreres

El estrés tóxico en la infancia

Muchos de nosotros hemos tenido que enfrentarnos a experiencias traumáticas o adversas durante nuestra infancia y probablemente no hemos relacionado esas situaciones con ciertas actitudes que nos han puesto en riesgo o a enfermedades que hemos padecido.

Cuando esas experiencias adversas, que generan estrés, son persistentes, se prolongan y carecen de referentes adultos significativos que protejan y apoyen a la infancia, entonces ese estrés se vuelve tóxico, generando secuelas que podemos arrastrar durante toda nuestra vida.

Afortunadamente, la ciencia nos ha ayudado a entender cómo el estrés tóxico afecta al desarrollo de los niños y niñas, principalmente si esa experiencia es vivida durante la primera infancia (etapa fundamental en el desarrollo cerebral, corporal y emocional de las personas), cómo genera secuelas en la edad adulta, la importancia de prevenirlo y considerarlo dentro de los diagnósticos médicos.

En ese sentido, quisiera compartir el video de la pediatra Nadine Burke Harris de su conferencia «Cómo el trauma infantil afecta a la salud durante toda la vida» («How childhood trauma affects health across a lifetime»), que explica de forma sencilla y con base científica cómo las experiencias adversas o estrés tóxico (provocadas por factores como el abuso, el abandono, tener figuras parentales que sufren de una enfermedad mental, con alcoholismo o drogodependientes, entre otras) tiene efectos reales y tangibles en el desarrollo del cerebro y por el tanto en la salud.

Es un video imprescindible que además de enseñarnos las consecuencias negativas de sufrir situaciones adversas prolongadas durante la infancia, nos hace reflexionar sobre algunas prioridades dentro del campo de la salud pública y la importancia de tener una visión holística cuando hablamos de desarrollo infantil y de temas vinculados a la salud.

La pediatra Nadine Burke Harris pone una vez más en evidencia la importancia de promover el desarrollo de las capacidades de resiliencia de los niños y niñas para minimizar las consecuencias del estrés tóxico en sus vidas, pudiendo afrontar las diferentes situaciones adversas que les toque vivir.

Espero que les guste tanto como a mí.

Saludos,

Lucía Losoviz

Expresar el afecto

El ajuste emocional es uno de los elementos clave de la construcción de vínculos afectivos seguros. La capacidad de las figuras vinculares de ser responsivas a las necesidades del bebé, es decir, ser sensibles y estar accesibles y dispuestas a satisfacerlas, se considera en la teoría del apego uno de los elementos clave de un vínculo positivo. Y no sólo para los bebés, sino durante toda la vida.

Optimizar nuestra capacidad de ajuste emocional pasa por ser capaces de aprender a expresar y recibir afecto. Algo tan simple que sin embargo parece tan complicado en algunos momentos. Tan complicado y tan simple como acariciar y dejarse acariciar, como decir «te quiero» o escucharlo, como bailar juntos cada día.

El afecto se puede expresar de mil formas que al final, si las estructuramos, se resumen en tres, que coinciden con los canales sensoriales primarios de cada persona:

1) A través del contacto físico, desde la mirada hasta las caricias, los abrazos o los besos. Es la afectividad desde la que se genera la intimidad, y desde esta se llegará más adelante en las relaciones de pareja a la sexualidad y la genitalidad. Pero todo ello son muestras de afecto, en las que desde la más sutil a la más evidente es justo nuestra capacidad de ajuste emocional a las señales del otro la que marca la diferencia entre un vínculo que se profundiza o una relación condenada a la distancia.

En la relación con los niños y niñas este contacto físico ajustado emocionalmente posibilita el pleno desarrollo sensorial y emocional del niño o la niña. Además, el contacto físico de las figuras vinculares es un elemento clave en su sensación de seguridad, porque tiene un elemento contenedor, de sostén, de abrigo y protección.

2) El segundo canal son las palabras. La palabra, como en general el arte, sirve para estructurar las vivencias, para darles forma y desde ahí poder integrarlas afectivamente. El afecto que no se expresa, por uno u otro canal, no se hace consciente y no se integra. Las palabras tienen el poder de lo explícito. Al explicitar el afecto lo hacemos consciente y al hacerlo consciente lo integramos.

En el caso de los niños y niñas, las palabras de las figuras vinculares, sobre todo en los primeros años de vida, adquieren valor de verdad. Van a ser el espejo desde el que se construyan, y por lo tanto, su reconocimiento, su valoración, pero también sus límites y sus negativas van a configurar el psiquismo del niño o la niña. Van a ser como las profecías, que acabarán cumpliéndose.

3) Y por último están los hechos, las acciones, los gestos. Los detalles, el tiempo compartido, la ayuda y la protección ante el duelo o el riesgo. Es la presencia física y afectiva junto a la otra persona la que confiere legitimidad y coherencia al vínculo afectivo. La palabra vacía de hechos no sirve, el contacto físico en un entorno frío, de riesgo o sin afectividad puede ser placentero, pero no vincular. Es la presencia y la conducta de la persona la que sirve en muchos casos para comprobar que ha sido capaz de percibir las necesidades del otro y ajustarse a ellas.

Las personas no «sabemos» de una manera racional que nos quieren, sino que nos sentimos queridas. Y nos sentimos queridas cuando nos lo expresan. Los niños y los adultos en esto no somos diferentes.

Y hablando de afecto expreso, quiero acabar esta entrada recuperando un vídeo lleno de afecto expreso. Surgió en un taller a educadores y educadoras infantiles en el CEP de Cantabria. Mi hijo me propuso hacer un ejercicio, que yo trasladé a los asistentes y que utilizamos para cerrar el taller. Los organizadores, Sandra y Manuel hicieron un maravilloso trabajo al unificarlo que quiero compartir hoy.

El ejercicio consistía en que cada persona pensara en algo bonito que les diría a sus hijos si los tuviera delante. Mucha gente cree que las palabras, al decirlas mucho, se gastan. Pero lo cierto es que lejos de eso, al convertirse en cotidianeidad adquieren más fuerza y legitimidad.

Gracias por cada frase. Fue un regalo.

Pepa

Nuevos cuentos para niños y niñas de Pepa Horno

Cuando mis compañeros y yo creamos Espirales CI fue como hacer un sueño realidad: un sueño profesional, pero un sueño al fin y al cabo. Al establecer su filosofía escribimos que creemos «que el crecimiento personal transforma la labor profesional» y no encuentro mejor prueba de ello que los cuentos que os presento hoy.

Sé que no hubiera escrito estos cuentos si no hubiera sido madre. Tampoco si en el marco de mi crecimiento personal, Begoña Aznárez, una «maga» increíble y una de las mejores profesionales de la psicología que he conocido, no me hubiera ayudado a encontrar mi voz de niña dentro de mí.

Soy una privilegiada, he escrito y he publicado mucho, pero la colección «Cuentos para el alma» de la Editorial Fineo que empieza con estos dos títulos, El lenguaje de los árboles y El mago de los pensamientos, es algo nuevo para mí, algo diferente que brota de mi alma de niña, de madre y de profesional, todo en uno.

El proyecto es una colección sobre los temas que a los adultos a veces nos cuesta encontrar una forma de explicar a los niños y niñas. Cada cuento versará sobre un tema y llevará en la última página, bajo el título «Palabras para el alma de los adultos», unas pautas simples para las madres, padres, abuelos, profes, etc. que quieran contárselo a algún niño o niña, y aprovecharlo como excusa para hablar de esos temas con él o con ella.

Escribí estos cuentos, los publiqué en mi blog y mucha gente me persiguió para que los publicara en papel. Y ahí está de nuevo la magia. Las ilustraciones que Martina y Margarita han creado para los cuentos los han hecho nuevos y diferentes. Ahora tienen una luz diferente y más bella. Así que agradezco de corazón a cada una de esas personas que me dijo una y otra vez «Tienes que publicarlos». A Martina Vanda y Margarita por su arte y a Silvia y a la Editorial Fineo, por confiar en mí para este proyecto y hacer un trabajo tan bello.
pepa_horno_lenguaje_arboles
El lenguaje de los árboles trata sobre la muerte. O más bien sobre el hilo de amor que une uno y otro lado de la vida. Habla de las personas que tienen el corazón dividido, «mitad en la tierra y mitad en el cielo», y está escrito para los muchos niños y niñas (los que son niños ahora y a esos otros niños y niñas escondidos bajo la piel de los adultos) que tienen su corazón así.
pepa_horno_mago_pensamientos
El mago de los pensamientos habla de las caricias, y de cómo las caricias y los masajes sirven para la autorregulación emocional, para que esos niños y niñas que los adultos dicen que no paran quietos, que no logran ordenar sus pensamientos, o acallarlos o concentrarse… Para que esos niños y niñas tengan un truco «mágico» para poder poner algo de orden dentro de sí. En esos pensamientos que en el fondo no son sino el fruto de su extraordinaria sensibilidad.

Espero que sean los primeros de otros que están por venir, y espero que os gusten. El mes que viene, en Junio, estarán en las librerías españolas y disponibles para comprar on line. Ya los han leído muchos niños y niñas en México y unos cuantos cerquita mío, aquí, en España. De momento, los presentaremos en la Feria del Libro de Madrid.

Para mí estos cuentos son algo especial. Y un honor y un regalo inmenso de la vida que los leáis. Corazón y profesión, todo en uno.

Pepa

La importancia del cómo

En las formaciones que hacemos desde Espirales CI y en los materiales que difundimos y que utilizamos siempre incidimos en la importancia del modo de trasmitir los contenidos. En el trabajo con niños y niñas y con sus familias el modo delimita la eficacia del contenido. En realidad, esto ocurre en cualquier trabajo, pero en nuestro caso cuando se trabaja con personas y especialmente si son personas, adultos, adolescentes o niños y niñas que están sufriendo, los profesionales tenemos que hacer un esfuerzo consciente y exquisito por encontrar maneras de llegar a ellos.

Y el «cómo» desde nuestra experiencia tiene que cumplir dos requisitos: ser vivencial y, a ser posible, ser corporal o físico. Son las dos claves de un aprendizaje para que sea de calado, para que transforme a la persona. El aprendizaje ha de ser experiencial, vivencial, no teórico, y ha de conllevar un elemento corporal en el aprendizaje. Que sea una experiencia vivida y sentida, y que se incorpore a través de los sentidos.

Aunque queda mucho por avanzar, el elemento vivencial empieza a estar más claro en los distintos ámbitos profesionales en los que trabajamos (el ámbito educativo, sanitario y social) pero la dimensión corporal del aprendizaje sigue siendo un reto a incorporar en los procesos de acompañamiento, de formación y educativos. El aprendizaje lo incorporamos a través de los sentidos, las emociones se reconocen a través de su correlato corporal y la memoria corporal es la que guarda el aprendizaje de todo aquello que vivimos y no pudimos hacer consciente. Poner consciencia en las sensaciones corporales, brindar elementos físicos que las personas puedan identificar en su propia vida, imágenes físicas que expliquen los conceptos y que la gente pueda reconocer, fundadas en elementos técnicos pero completamente alejadas del lenguaje técnico es una de las claves que marca la eficacia de nuestro trabajo.

Por poner un ejemplo, en el programa que desarrollé de prevención de abuso sexual en educación infantil que llamé «Escuchando mis tripas« se habla de las «tripas», no de la inteligencia somatosensorial ni del cerebro reptiliano, la amígdala o el sistema límbico. «Las tripas» es algo que todas las personas reconocen, comprenden y pueden incorporar, incluso los niños y niñas más pequeños (probablemente ellos justamente más que nadie) como criterio de autorregulación emocional y de protección.

Pero utilizar estas imágenes, realizar este esfuerzo por encontrar un «cómo» vivencial y físico, parece alejarnos de los contenidos académicos y técnicos. Digo «parece» porque nada más lejos de la realidad. Pero nos da miedo. Nos da miedo parecer poco profesionales, con falta de rigor técnico si perdemos la envoltura del lenguaje técnico. Y, sin embargo, persona a persona, grupo a grupo, una constata una y otra vez que son esos recursos los que transforman a las personas, los que les permite tomar consciencia de sus procesos emocionales y modularlos, gestionarlos mejor.

Y tomo consciencia de que cuando los profesionales nos refugiamos en la asepsia del lenguaje técnico (les pasa a los médicos con los pacientes, a los psicólogos, a los maestros, a los educadores sociales… a todos los que trabajamos con personas) lo hacemos desde nuestro propio miedo. Necesitamos justificar nuestro rol, nuestro lugar y legitimar ese rol desde un conocimiento que dejamos claro a la persona que sólo tenemos nosotros. Quizá sea verdad. Solo lo tenemos nosotros pero nuestro objetivo al acabar la intervención debe ser que también lo tengan ellos.

romeu_neuropoesiaAsí que cuando una, en medio de este esfuerzo cotidiano se encuentra con una entrada como la que escribió el otro día F. Javier Romeu en su blog defendiendo el trabajo de José María Toro (leedla, creedme, merece la pena) se sonríe y piensa que empezamos a ser muchos los que compartimos este proceso, este modo de hacer nuestro trabajo, este modo de estar como profesionales: con rigor y optimizando la eficacia de nuestros conocimientos.

Creo de verdad que compartimos un mismo objetivo: brindar herramientas a las personas para que puedan gestionar sus vidas de un modo saludable, como dice F. Javier, recuperando palabras como «amor» (no sólo vínculo ni apego), «alegría» (no sólo emociones positivas, actitudes propositivas o gestión positiva de las emociones) o «curiosidad» (no sólo exploración) como elementos clave de la salud psíquica del ser humano.

Gracias, una vez más, F. Javier y José María, por hacernos sentir acompañados al equipo de Espirales CI y a muchos más.

Pepa

Película «Las vidas de Grace» («Short Term 12») de Destin Daniel Cretton

vidas-de-graceMirar el trabajo en el ámbito terapéutico y social desde la ficción nos puede dar muchas claves para reflexionar al respecto. La película Short Term 12 (de 2013 en Estados Unidos), titulada en castellano Las vidas de Grace (2014 en España), recoge desde la ficción aspectos habituales de la intervención psicosocial de protección

El director de esta conmovedora película, Destin Daniel Cretton, nada más acabar su carrera estuvo dos años trabajando en un centro de acogida temporal para adolescentes en riesgo (de ahí el título, «Short Term 12», que alude a la supuesta «corta duración», aunque algunos lleven años). Cuando unos años después terminó un máster para convertirse en director de cine, dedicó un corto a esta temática. Tuvo tan buena acogida que finalmente escribió  y dirigió este largometraje, que a su vez ha sido muy bien recibido por la crítica y por el público. Yo supe de su existencia gracias al blog «Diseñando pasados, recordando futuros» de F. Javier Romeu Soriano, al que ya recomendamos en otra entrada.

Sin contar demasiado, puedo avanzaros que la película narra unos días en un centro de acogida «temporal» para adolescentes con situaciones de riesgo social (malos tratos o negligencia de sus familias, actividades delictivas, consumo de sustancias, trastornos psicológicos…), y la reflexión de fondo gira en torno a cómo ayudarles a que ellos mismos salgan adelante. Grace es una educadora que logra que los jóvenes se vinculen con ella, dentro de sus posibilidades, lo cual nos invita a reflexionar sobre la importancia de la vinculación con los chicos y chicas con quienes trabajamos. También vemos otros profesionales (otros educadores, el director, la trabajadora social…) que nos plantea nuestro propio trabajo en equipo y dentro de nuestros equipos. Además, tenemos la visión de la vida personal de Grace, con sus luces y sus sombras, y cómo ambas partes configuran sus intervenciones (¿somos conscientes de cómo nuestras luces y nuestras sombras nos influyen en nuestras actuaciones?). Y todo con varios dilemas éticos, personales y profesionales, que conducen hacia la importancia del cuidado de quien cuida.

Con un ritmo alternante (a veces muy rápido, como es la realidad de la intervención en conflictos; a veces muy lento y reflexivo, como necesitan ser escuchados los jóvenes), la historia engancha y da pistas para ver cómo estamos trabajando desde lo profesional y desde lo personal, con una invitación a la esperanza, desde nuestras imperfecciones. Mi recomendación para profesionales es verla y comentarla dentro de nuestros equipos en relación con su trabajo y sus vivencias, ya que acaba de salir en DVD.

Os deseo un satisfactorio y sentido visionado. Y si tenéis alguna película más que queráis que recomendemos, podéis hacérnoslo saber en comentarios o en nuestro correo electrónico.

Javier

Feliz 2015

De cara al nuevo año, desde Espirales Consultoría de Infancia queremos recordar que se aprende a amar sintiéndose amado o amada. Cada año es una nueva oportunidad de demostrárselo a nuestros niños, niñas y adolescentes.

Desde Espirales Consultoría de Infancia queremos dar las gracias por el apoyo, el aprendizaje y el reconocimiento recibido, y desear un año lleno de valentía para perseverar, alegría compartida y ternura cotidiana.

Con nuestros mejores deseos para estas fiestas y para el 2015,

Pepa, Javier y Lucía

Blog Karicies sobre educación afectivo-sexual con adolescentes elaborado por Rosa Sanchis

El pasado 14 de noviembre de 2014 se presentó el libro Relaciones de género entre jóvenes y adolescentes. ¿Cómo intervenir cuando hay violencia? (Relacions de gènere entre joves i adolescents. Com intervenir quan hi ha violència? en catalán) coordinado por Maria Freixanet y publicado por el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales en Barcelona, y en el que participo como autora del primer capítulo: «Las relaciones amorosas y el papel de la violencia en las relaciones entre adolescentes». El libro se puede descargar completo de internet y merece lectura completo. Ha sido un privilegio para mí participar en él.

El libro se presentaba en una jornada para la que habían invitado también como ponente a Rosa Sanchis. Yo conocía su trabajo y las experiencias de mediación entre adolescentes que han desarrollado en el IES Isabel de Villena donde ella trabaja en Valencia. Pero nunca la había oído y no conocía el blog Karicies que ella coordina.

Me quedé impresionada. Su claridad, su contundencia y su capacidad didáctica en la exposición sólo fueron comparables al rigor técnico de la misma. Así que a la vuelta del viaje entré en el blog y fue todo un descubrimiento.

El blog recoge materiales de todo tipo sobre educación afectivo sexual para adolescentes: materiales de sensibilización, vídeos elaborados por los y las adolescentes, estudios, publicaciones y entradas sobre diversos temas. Mención especial merecen los que incluye sobre sexualidad femenina y sobre transexualidad.

Pero ella me hizo un comentario sobre el que tenía razón. El blog tiene un valor único no sólo por sus contenidos, sino por los comentarios que dejan los y las adolescentes que entran a visitarlo. Ella lo emplea como herramienta de trabajo de sus clases de lengua y literatura de secundaria y los chicos entran con pseudónimos elegidos entre personajes históricos del feminismo para hacer comentarios sobre los contenidos.

Desde Espirales CI os recomendamos que os detengáis a leerlos. Merecen la pena. Y damos nuestra enhorabuena a Rosa por su trabajo.

Pepa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR