Automatic Translation


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Para seguirnos en Twitter

Seguir @EspiralesCI en Twitter.

LinkedIn

Buscar

Suscripción al blog

Agenda

Archivos

Etiquetas

Entradas recientes

Meta

La caja de herramientas que los niños y niñas sí podrán tocar… y manejar con nosotros

kit_proteccion_educoEl pasado 13 de septiembre de 2016 Educo lanzó un conjunto de materiales de sensibilización, el Kit de protección de Educo, con el objetivo de que personas adultas, niños y niñas adquieran herramientas que les permitan prevenir y reconocer las distintas situaciones de violencia hacia la infancia y, en su caso, para que sigan unas pautas básicas de cómo reaccionar y dónde y a quién pedir la ayuda adecuada según la situación.

Esta caja de herramientas, dirigida tanto a las personas que tengan contacto con la infancia, especialmente a las familias con niños y niñas de 6 a 9 años o de 10 a 12 años, como a los propios niños y niñas, explica con un lenguaje directo y despojado de tecnicismos los conceptos básicos de un tema tan complejo como es el de la violencia hacia la infancia. Los distintos materiales que componen el kit proporcionan las claves necesarias para que sus lectores construyan juntos un entorno de convivencia basada en el respeto mutuo y el afecto y sepan cómo reaccionar ante una revelación o sospecha de un caso de violencia hacia un niño o niña.

El kit consta de tres cajas de materiales. Especialmente pensada para aquellos lectores que entren por primera vez en contacto con esta temática, esta división no se basa en un criterio técnico sino que responde a la voluntad de que los usuarios manejen las distintas piezas con facilidad y encuentren la información necesaria en cada momento con rapidez.

La primera caja se centra en la educación emocional y la resolución positiva de conflictos. Sus guías insisten en la prioridad de construir con niños y niñas una base afectiva sólida para que se sientan en seguridad y sepan que siempre hallarán escucha, comprensión y apoyo en sus personas adultas de confianza y de cuidado. Destacando permanentemente la importancia de que los adultos ejerzan una parentalidad positiva en la que límites y ternura van de la mano, este apartado ofrece recomendaciones acerca de cómo educar las emociones de niños y niñas (y las propias) a fin de que se relacionen con los demás profesando y exigiendo respeto.

La segunda caja describe las distintas formas de violencia hacia la infancia. Sus manuales van orientados a proporcionar pautas para que niños y niñas aprendan a detectar las situaciones de violencia y a desarrollar las estrategias adecuadas para buscar ayuda y saber a quién pedírsela. Las familias, educadores y figuras de cuidado encontrarán medidas de prevención sencillas a la vez que eficaces, mensajes clave para enseñar a niños y niñas pautas de autoprotección e indicaciones de cómo reaccionar, a quién y dónde acudir llegado el caso.

Se dedica la tercera caja al bullying y cyberbullying. Además de describir sus características y ofrecer medidas de prevención y claves para la detección, se transmiten dos mensajes fundamentales: todos los niños y niñas involucrados en un caso de violencia entre iguales necesitan apoyo y actuaciones específicas y es indispensable lograr que niños y niñas desarrollen habilidades para establecer relaciones con sus iguales respetuosas y para ayudar a otros niños y niñas de su entorno que estén sufriendo.

El kit tiene un diseño divertido y un formato práctico que favorece su consulta rápida y diaria. Contiene un juego de mesa cooperativo, cuentos infantiles con su respectiva guía de lectura, manuales y guías dirigidas a los lectores adultos o a los más pequeños con explicaciones, recomendaciones, actividades y carteles con mensajes y números de teléfono de ayuda para colgar en un sitio visible de los lugares comunes de la casa, la habitación del niño o niña o para que lo lleven en la agenda o la mochila.

Vivir libres de toda forma de violencia es un derecho de los niños y niñas pero también una condición necesaria para que logren su pleno desarrollo. Esto depende principalmente de que las personas adultas responsables de su protección y cuidado ejerzan sus funciones de crianza y educación ejerciendo una cultura de buen trato, de protección hacia la infancia y de fomento de su autonomía.

Espirales Consultoría de Infancia lleva años trabajando por la protección plena de todos los niños, niñas y adolescentes mediante la promoción del desarrollo de entornos seguros y de espacios de buen trato afectivo para la infancia. Por ello, aplaude toda iniciativa que, como esta, tiene por objetivo concienciar sobre la prevención de todas las formas de violencia hacia la infancia como corresponsabilidad de todos y todas e  instilar esa cultura de buen trato invitando a las personas que pasan más tiempo con los niños y niñas a relacionarse con ellos con afecto y respeto.

Ha sido para mí una verdadera satisfacción aportar mi granito de arena en la elaboración de esta caja de herramientas en aspectos que tienen que ver con la prevención, detección e intervención en casos de violencia hacia la infancia. Si hay algo que merece la pena destacar del espíritu de estos materiales es la voluntad de explicar con un lenguaje sencillo temas serios que preocupan a las familias y figuras de cuidado e impulsar a través de las actividades propuestas, los cuentos y los juegos de mesa la participación activa y la capacidad de transformación de los niños y niñas en las dinámicas de las relaciones que mantienen con su entorno.

Por ello, puedo recomendar que las familias y figuras educadoras tengan en casa, en el aula o el espacio de convivencia el kit de protección de Educo como un maletín común de uso cotidiano al alcance de todos y todas y que niños y niñas puedan manipular sin miedo a hacerse daño: sus herramientas ayudan a evitarlo.

Áurea Ferreres

Web Infancia en Datos: un pequeño gran paso

El pasado mes de septiembre el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) y UNICEF Comité Español presentaron en un acto público y sobrio, pero no por ello exento de gran importancia, la página web Infancia en Datos.

infancia_en_datosSe trata de una web que permite acceder a un sistema de indicadores de bienestar infantil por sexo, edad y origen en España y en las Comunidades Autónomas. Dicho sistema consta de 7 dimensiones, 25 componentes y 47 indicadores extraídos de las fuentes oficiales disponibles, incluyendo indicadores subjetivos en el análisis del bienestar social de los niños, niñas y adolescentes. La web también cuenta con una sección que recopila toda la legislación vigente en materia de infancia y adolescencia aunque, dos meses después del lanzamiento de la web, aún se encuentra en fase de construcción. Por su parte, la pestaña de documentación remite a fuentes estadísticas nacionales y autonómicas, documentos e informes periódicos y a entidades de la sociedad civil de referencia por sus estudios o activismo a favor de los derechos de la infancia.

Los impulsores de esta iniciativa, la Dirección  General de Servicios para la Familia y la Infancia adscrita al MSSSI y Unicef destacaron que se trata de una herramienta de transparencia que permitirá a todas las ciudadanas y ciudadanos hacer un seguimiento de las políticas públicas que afecten a la infancia.

La web tiene el mérito de reunir todos los datos disponibles de manera sistematizada según unos indicadores de bienestar y va a ser de gran ayuda a los profesionales de distintos ámbitos, especialmente en ahorro de tiempo, que necesiten consultar datos sobre infancia a fin de orientar mejor su planificación e intervención. El manejo de la página es ágil, interactivo y agradable y permite varios formatos de consulta. Asimismo, hay un espacio para hacer comentarios o sugerencias, lo que abunda en la idea transmitida por Unicef durante el acto de que un sistema de indicadores es un proyecto vivo en permanente evolución que crecerá con las aportaciones de todos y todas.

Infancia en Datos sienta las bases para poder seguir la recomendación que el Comité de Derechos del Niño – órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por los Estados Parte- hizo a España en sus Observaciones Finales de 2010 para que reforzara su mecanismo de reunión de datos. En este sentido, se trata de un primer paso crucial. No obstante, navegar por la web pone de manifiesto la ausencia en España de datos importantes de la realidad de la infancia y la adolescencia así como la disonancia entre Estado y comunidades autónomas y entre éstas en cuanto a la metodología, tipo de indicadores y periodicidad en la recopilación de datos. Y tal ausencia sólo es atribuible a las autoridades públicas. Ya en 2010 el Comité de Derechos del Niño había aludido con preocupación al “enfoque fragmentado de la reunión de datos, que no abarca todas las esferas incluidas en la Convención y se realiza de manera desigual en los planos regional y nacional”.

En un Estado en el que las principales competencias que atañen a la infancia –aunque no todas- están descentralizadas, es absolutamente indispensable contar con un sistema de datos desagregados, coherentes y comparables a fin de que las distintos niveles de la administración puedan tomar las decisiones más adecuadas de manera informada y basándose en un diagnóstico cabal de la realidad de la infancia y la adolescencia. Asimismo, es clave la coordinación entre las comunidades autónomas y entre las instituciones de una misma comunidad para registrar todas las vulneraciones de derechos que en ella ocurran y armonizar los estándares de calidad en la atención a los niños y niñas.

Sólo de este modo podrá conocerse mejor los problemas que afectan a los niños, niñas y adolescentes y visibilizarse las desigualdades y desequilibrios entre los territorios. Además, los datos permiten a la sociedad tomar consciencia del valor y lugar que ocupa la infancia y constituyen una herramienta muy valiosa para sensibilizar a la opinión pública. Por otra parte, la transparencia invita a adultos y niños a participar y a proponer acciones. Sin olvidar que las estadísticas –y de ahí tal vez su escasez- son requisito previo indispensable en la elaboración del presupuesto para la implementación de una ley, plan o protocolo…

Parte de esa carencia de datos estadísticos a todos los niveles administrativos está estrechamente relacionada con la falta de mecanismos de denuncia gratuitos, anónimos, accesibles y conocidos a disposición de los niños, niñas y adolescentes, independientemente de su situación, de su edad y del lugar dónde se produzca la vulneración de derechos. Empezando por las estructuras públicas con las que la infancia y adolescencia entra o puede entrar en contacto y que a veces son perpetradoras de violencia. Denuncia, identificación de casos, prevención, protección de derechos y recolección de datos van de la mano y se retroalimentan.

La falta de estadísticas sobre los hechos que afectan a la infancia implica la invisibilidad y absoluto desconocimiento de los mismos y, por ende, su perpetuación. En el ámbito de la protección, Espirales ha venido reivindicando la necesidad de que los organismos públicos inviertan en el diseño de un sistema que permita identificar a los grupos vulnerables y poner en marcha políticas de prevención de la violencia. Acotar las estadísticas a las distintas manifestaciones de la violencia física, psicológica y sexual (bullying, sexting, grooming, suicidios, homicidios, revictimización, violencia institucional, desahucios, etc.) equivale a tomar medidas adecuadas y específicas para impedir que ocurran. Conocer los hechos equivale a medio y largo plazo a la disminución del número de víctimas.

Dado que la web sólo ofrece los datos disponibles y que los registros de maltrato no están armonizados y son de carácter voluntario a nivel autonómico, la dimensión de protección queda difuminada y muy parcialmente reflejada, dejando fuera un elevado número de casuísticas. Aunque tal vez precisamente en este punto resida el potencial de incidencia de Infancia en Datos: poner en evidencia todo aquello que queda por hacer y animar a todas las partes implicadas a subsanar las carencias. Los beneficios de conocer la realidad a través de los datos para el bienestar de la infancia son inconmensurables pero afinar en las estadísticas significa, ineludiblemente, una apuesta institucional rotunda dedicando recursos económicos, humanos y tiempo.

Como ya ha señalado Espirales CI en otras ocasiones, también sería deseable modificar el enfoque de registro. Actualmente, la recolección de datos se centra en el autor o autora del hecho y se basa en los casos de violencia que acaban siendo judicializados o que pasan por el sistema de protección o los cuerpos de seguridad del estado. ¿Qué sucede entonces con los casos de acoso escolar, o de violencia a través de la red no detectada por las unidades especializadas, o los hijos e hijas de víctimas de trata, o los suicidios, los niños y niñas desahuciados, etc.? La vida de los niños, niñas y adolescentes transcurre en un amplio abanico de lugares y en todos ellos pueden ocurrir vulneraciones, por lo que los datos deben proceder de todos esos espacios.

Cambiar el foco hacia la víctima y que los registros fueran de obligada cumplimentación con una metodología equiparable y homologable haría posible contabilizar todos los casos. Y sobre todo, contribuiría a que en nuestro país no haya ninguna niña o niño sufriendo en silencio. Ninguno más a quien el estado no atienda por no haber puesto los medios de identificación necesarios. Y las estadísticas no deberían detenerse en la identificación sino que deberían hacer seguimiento de cómo se ha ayudado a la víctima y le han sido restituidos sus derechos. No hay política completamente implementada sin evaluación y no hay caso bien registrado sin saber si hubo intervención, rehabilitación y reparación del daño.

Para garantizar la sostenibilidad de un sistema de recogida de datos eficaz, es necesario un compromiso institucional y político sin fisuras a largo plazo tanto en la aplicación del sistema como en su constante actualización. Infancia en Datos es sin duda un pequeño gran paso hacia la protección de los derechos de la infancia. Podría ser la primera pieza de un engranaje de prevención y protección de derechos que vayamos construyendo los profesionales de la infancia mano a mano con políticos y todos los actores relevantes y, sobre todo, con los niños y niñas de nuestro país.

Áurea Ferreres

Este puente del Pilar, enciende la máquina que te conecta con tu niño interior

Llega el esperado puente del Pilar en España. Este año cae en lunes y tenemos tres largos días ante nosotros para desconectar y aprovechar los últimos vestigios de calor. Sin embargo, algunos padres y madres ven tanto tiempo libre con cierta aprensión. Se preguntan cómo llenar el tiempo de los niños y niñas y lograr que se entretengan. Aunque si les consultaran a ellos qué les apetece hacer durante este fin de semana largo, lo más probable es que respondieran algo tan sencillo de hacer como: “Jugar con vosotros”.

Nos hemos acostumbrado a llevarlos de una actividad a otra. No tiene nada de malo, al contrario, en su justa medida es beneficioso para su desarrollo y su formación. Es más, es probable que lo disfruten mucho. Pero sería interesante reflexionar acerca de si hemos sometido la relación con nuestros hijos a la tiranía de la logística diaria y de unas agendas rebosantes de actividades porque nos cuesta abandonar momentáneamente nuestro universo adulto y adentrarnos en el suyo. Podríamos preguntarnos si en algún recóndito lugar de nuestro fuero interno no estaremos buscando pretextos para llenar su tiempo porque no sabemos estar a solas con ellos. Tal vez se nos haya olvidado hacer aquello que ellos más desean hacer con nosotros: jugar.

Cierto, requiere energía y sobre todo dejarse llevar. La frase “Mamá, tú eres el lobo y yo el conejo” puede provocar cierto desconcierto porque no sabemos conectar con nuestro hijo o hija y, por ende, tampoco con nuestro niño o niña interior. A lo mejor éste ha enmudecido y se ha hecho invisible y no sabemos cómo despertarlo de su letargo para disfrutar sin tapujos ni inhibiciones.

Es tan importante el juego que en 2013 el Comité de los Derechos del Niño publicó la Observación general Nº 17 sobre el derecho del niño al descanso, el esparcimiento, el juego, las actividades recreativas, la vida cultural y las artes para recordar que el juego es un derecho de todos los niños y niñas (artículo 31 de la Convención sobre los Derechos del Niño) y para explicar por qué el ocio y el descanso son tan importantes para la formación y desarrollo de la persona. Dado que todos tenemos un niño interior, en realidad el juego es un derecho humano universal que no entiende de edades para ser ejercido.

El juego crea un espacio propicio para el aprendizaje e interacción con el entorno, para desarrollar su ingenio y despertar su creatividad. A fin de poder desarrollarse a través del juego, el niño necesita jugar solo y con otros niños. Jugar en solitario le permite navegar en un mundo de fantasía que maneja a su antojo y que fomenta su autonomía. Jugar con amigos le brinda la oportunidad de interactuar con el grupo y encontrar su lugar en él, aprender a ceder a veces y otras a salirse con la suya y a encontrar estímulos en aficiones o intereses distintos a los propios.

Y también necesita jugar con adultos con los que tenga una relación de apego. ¿Por qué es importante que los adultos juguemos con ellos? Porque en un mundo imaginario se difuminan las jerarquías y podemos conocernos mejor. Nos permite observar los gustos de nuestro hijo o hija, descubrir sus temores y retos, entender su relato de vida, lo que incluye su relación con nosotros.

El tiempo consciente y en alegría que pasamos con nuestro hijo o hija estrecha lazos. Basta con evocar nuestra infancia y constatar que los momentos compartidos son aquellos que recordamos con mayor emoción. Por ello, es necesario buscar ese tiempo y aislarnos de lo que nos rodea para saborearlo. Ese momento de intercambio equivale a decirle que ese espacio juntos es más valioso que cualquier otra cosa y que paramos nuestro mundo para entender el suyo. Que él o ella importan. Esto tiene un impacto directo en su autoestima. Y no solo en la suya.

En Espirales CI creemos en el afecto como base del desarrollo humano y hemos podido comprobar a través de nuestro trabajo que el tiempo y el conocimiento mutuo constituyen una de las estrategias básicas para forjar unas relaciones vinculares sólidas. Jugar brinda ambas cosas -tiempo compartido y descubrimiento mutuos- ya que hace que nos centremos en el niño o niña y en la comunicación que establecemos con él. Jugar nos permite construir afecto.

Busquemos tiempo para jugar con nuestro hijo o hija. Jugar con nuestro hijo refuerza el vínculo de apego que nos conecta con él o ella y¸ en una suerte de regresión, nos une al hilo de la vida. Como de manera muy hermosa describe el vídeo creado por Arti Creativo, jugar con nuestro hijo o hija es como poner en funcionamiento una máquina que nos conecta con nuestro niño interior.

Todos llevamos a un niño o niña dentro de nosotros. Aquel o aquella con el que jugaron poco o mucho, al que amaron y a veces lastimaron. Un niño o niña silenciado por los adultos que somos. Jugando con nuestros hijos reconocemos a ese niño, le insuflamos la alegría de nuestro hijo por compartir tiempo con él. Liberamos a ese niño o niña interior y damos rienda suelta a nuestra esencia, nuestro potencial creativo y nuestra espontaneidad.

Para disfrutar plenamente de ese momento con tu hijo o hija, te recomendamos que sigas este breve manual de instrucciones:

  • Respeta ese momento como si de una cita se tratara y olvida la colada, los platos por fregar o los asuntos de trabajo pendientes.
  • Apaga o silencia el móvil.
  • No tengas prisa.
  • Aprovecha este espacio de intimidad para hacerle hablar de lo que le importa y para hablarle de lo que te importa.

Desde Espirales CI te invitamos a que este puente del Pilar enciendas la máquina que te conecta con tu niño interior: juega con tu hijo o hija.

Áurea Ferreres

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR