Automatic Translation


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Para seguirnos en Twitter

Seguir @EspiralesCI en Twitter.

LinkedIn

Buscar

Suscripción al blog

Agenda

Archivos

Etiquetas

Entradas recientes

Meta

“Criar en tribu, crecer en red”, conferencia online de Pepa Horno organizada por BBK Family el 29 de septiembre de 2020


Videoconferencia “Criar en tribu, crecer en red: la red afectiva como clave para integrar la incertidumbre”, impartida por Pepa Horno y organizada por BBK Family.

Fecha: martes, 29 de septiembre de 2020, de 18:00 a 19:30 (hora de Bilbao).

Entrada gratuita online. Para reservar entrada inscribirse en la página web de BBK Family.

“Vínculo, trauma y disociación en niños, niñas y adolescentes”, conferencia de Pepa Horno en la II Jornada Uruguaya de Psicotraumatología el 26 de septiembre de 2020

Conferencia online “Vínculo, trauma y disociación en niños, niñas y adolescentes” impartida por Pepa Horno Goicoechea en la II Jornada Uruguaya de Psicotraumatología ON LINE organizada por CEPsTRA.

Fecha: sábado 26 de septiembre de 2020, a las 11:00 horas de Uruguay, 16:00 de España peninsular y baleares.

Inscripciones y más información en: mvdpsicotraumatologia@gmail.com

Cómo acompañar la fragilidad después del confinamiento por COVID-19

Durante estos meses de la situación de emergencia sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19, desde Espirales CI hemos intentado aportar desde lo que sabemos hacer. Hemos ido tratando de responder a la demanda de acompañamiento emocional, supervisión y asesoramiento de equipos profesionales que trabajan con niños, niñas y adolescentes en el ámbito de protección, en servicios sociales y en el educativo mayoritariamente. Además, hemos mantenido a nivel individual el acompañamiento emocional en el ámbito personal y terapéutico.

A lo largo de todo este tiempo han ido surgiendo reflexiones que hemos compartido en nuestros espacios personales, tanto Pepa Horno en su blog personal como F. Javier Romeo en su blog Conexión más Auténtica. Pero como sucede a menudo en nuestra trayectoria, lo personal se cruza con lo profesional, así que no queremos comenzar las vacaciones del verano sin compartir en este espacio algunas de esas reflexiones que tienen todo que ver con el diseño y planificación de medidas que van a ser necesarias para acompañar a los niños, niñas y adolescentes en otoño.

La primera reflexión es que nos equivocaremos si intentamos volver a la vida y al mundo pre-COVID-19. No solo porque es imposible, el mundo ha cambiado de una manera significativa que no permite el regreso ni el olvido. Sino porque puede ser destructivo. Hay algunos aprendizajes que ha traído esta pandemia que no deberíamos olvidar y que nos impelen a transformarnos. Sin embargo, percibimos que tanto a nivel personal, como social e institucionalmente se están desarrollando las medidas en muchos casos desde un enfoque de provisionalidad a la espera de la vacuna que permita volver al mundo que teníamos. Y creemos que es un error.

El COVID-19 nos ha hecho conscientes de nuestra vulnerabilidad. Siempre fuimos vulnerables, pero vivíamos de espaldas a ello desde una vivencia de omnipotencia generada por la falsa sensación de control. Creíamos que controlábamos nuestras vidas, y que el mundo funcionaba por unas reglas que si las seguíamos las cosas encajaban. Sin embargo, un virus ha sido capaz de poner nuestra vida “patas arriba” y demostrar la fragilidad del sistema social, económico e institucional que habíamos construido. La vulnerabilidad, y el miedo que conlleva, se han convertido en evidencia. Y aún no somos capaces de medir las consecuencias de ese cambio a nivel social e institucional. No deberíamos ser tan ingenuos de pensar que esa vivencia no va a transformar las relaciones sociales, la toma de decisiones individual, el estado de la salud mental y afectiva de las personas tanto como las decisiones políticas e institucionales.

La segunda reflexión implicaría algunas claves que son necesarias para esa transformación a nivel profesional e institucional:

1. Necesitamos generar estructuras flexibles. El COVID-19 nos ha obligado por primera vez a trabajar de forma global en una situación de pandemia, de emergencia. Si por algo se caracterizan las intervenciones eficaces en una situación de emergencia es por su flexibilidad. Tenemos que mantener ese criterio y generar estructuras, proyectos, espacios que sean flexibles, fáciles de modificar y adaptar a diversas situaciones y poblaciones. Y esto se aplica desde a la construcción y sus materiales (¿qué tal si nos fijamos en la arquitectura que puede moverse y transformarse?), a los espacios físicos (abiertos, con flexibilidad en su uso, que permitan movimiento…), al diseño de programas e intervenciones en cualquier ámbito laboral (programas que contemplen mecanismos de transformación internos), a los modelos de trabajo (el presencial, el teletrabajo, las conexiones, etc.) o a la formación profesional (dejar de contemplar la formación especializada como el objetivo último y pasar a contemplar como necesarios perfiles más generalistas que puedan mantener una visión global, como sucede con la especialidad de medicina interna dentro del ámbito médico).

Veamos un ejemplo claro del que se está debatiendo mucho ahora mismo: la escuela. Las medidas que se están planteando ahora mismo tienen que ver con cómo seguir haciendo lo que se estaba haciendo pero implementando las medidas de seguridad que se contemplaban. Eso es imposible. Nos toca transformar la educación. Los espacios de las escuelas, hacerlos abiertos y modulares, olvidando el aula; las metodologías de trabajo implementando de una vez por todas la educación por proyectos en todo el ciclo educativo; los espacios abiertos que faciliten la integración en la naturaleza y no el cemento en los patios. Se trata de pensar en una escuela diferente en muchos sentidos. No en la misma escuela que teníamos solo que garantizando distancia social. Si algo hemos aprendido sobre la escuela gracias al COVID-19 es a verla como lo que siempre fue y en muchos casos habíamos olvidado: una estructura protectora, que genera equidad e integración social, además de aprendizaje. Educación y distancia social no son compatibles porque la base del proceso educativo es la relación humana, tanto entre quien educa y los chicos y chicas como entre ellos mismos.  Y no hablamos solo del papel del desarrollo sensomotor y el contacto físico en las escuelas infantiles sino de todos los ciclos educativos.

2. Necesitamos contemplar la provisionalidad como una de las pocas constantes seguras. No podemos seguir planificando proyectos, estructuras o planes inamovibles. Los niños, niñas y adolescentes deberán aprender a moverse físicamente, a cambiar de lugar geográfico, de casa, de vida, como los adultos a cambiar de trabajos o de residencia. El mundo post-COVID-19 hace muy difícil la permanencia. Nuestras generaciones fueron educadas para seguir un largo plazo, para planificar su vida (y no hablamos solo de las hipotecas, sino de la vida laboral y personal) y para medir los avances a través de la capacidad de consumo. Ninguno de esos criterios van a ser criterios de éxito en el mundo post-COVID-19. Se trata de enseñar a fluir, a cambiar, a no agarrarse a las posesiones ni a los lugares. Y nos va a costar mucho, porque fuimos educados para lo contrario, especialmente aquí en Europa.

3. Necesitamos volver a lo pequeño. En todos los sentidos y realidades. Lugares pequeños, estructuras pequeñas, grupos pequeños, organizaciones pequeñas. No solo estamos pensando en cosas que se han comentado mucho estos días, como la necesidad de transformar las grandes ciudades, los centros comerciales o los lugares de ocio masivos por los peligros que puedan conllevar. Pensamos en las estructuras de funcionamiento, los proyectos de intervención social, sanitario, educativo, las estructuras de convivencia y muchas otras cuestiones. Para nosotros uno de los aprendizajes clave que nos deja el COVID-19 de una forma muy literal es que solo lo pequeño es sostenible. Volviendo a poner el ejemplo de la escuela, pensemos en escuelas de 1200 alumnos o en escuelas de 300, de cuatro lineas o de una. Pero pensemos en los equipos de trabajo donde cuando los niveles de decisión son muy complejos se pierde la eficacia de cualquier medida además de lentificarse e institucionalizarse. Lo “pequeño” tiene muchos vértices, muchos rostros, muchas cosas de las que podríamos hablar en este punto.

4. Y por último pero no menos importante, necesitamos fortalecer la comunidad. Una sociedad se articula en torno a tres niveles: el individuo, la comunidad y el sistema. En los diferentes continentes se han desarrollado estructuras sociales que priman uno o dos de sus niveles, perdiendo el tercero. En unos países se prima la comunidad y el sistema, allá donde existe, sobre el individuo. En otros países de sobrevive desde la comunidad y el individuo porque los sistemas sociales son débiles y vulnerables. En nuestra realidad, donde podríamos incluir a Europa y America del Norte se prioriza el individuo y el sistema perdiendo la comunidad. Y la comunidad tiene un rol protector esencial que surge siempre en las situaciones de crisis o de emergencia. Cuando las personas tienen una red afectiva sólida tienen menos probabilidades de caer en situaciones de exclusión social o vulnerabilidad económica. Cuando las sociedades tienen estructuras de participación comunitaria eficaces los barrios y las ciudades se humanizan y se transforman. La red afectiva es una de las condiciones innegociables de la protección del individuo que no puede ser sostenido solo desde el sistema. Y esa red afectiva se fortalece y se asienta en la comunidad. El mundo post-COVID-19 nos obliga a mirar hacia las comunidades donde vivimos: desde cambiar el modelo de familia nuclear recuperando el papel de la familia extensa hasta incorporar las estructuras de participación comunitarias en cualquier nivel de intervención institucional.

Seguro que hay muchos más elementos, pero para nosotros desde Espirales CI estos son elementos constitutivos que deben estar presentes en cualquier decisión organizacional o institucional que se tome en estos meses. Con ellos queremos finalizar esta serie de entradas que incluyen los diferentes materiales, recursos y videos que hemos elaborado tanto para diferentes contextos de intervención (educación, protección, servicios sociales) como geográficos (España, América Latina). Esperamos haber logrado nuestro propósito que no fue otro que acompañar a las y los profesionales que trabajan con niños, niñas y adolescentes y sus familias.

Un abrazo grande,

Pepa Horno y F. Javier Romeo

Videos elaborados para Aldeas Infantiles SOS en la región de América Latina y el Caribe: afectividad consciente en el contexto de emergencia

Hoy presentamos los materiales que hemos elaborado para la Oficina Regional de Aldeas Infantiles SOS en Latinoamérica y el Caribe para apoyar a las y los referentes de cuidado de los hogares de cuidado alternativo que tiene la organización en la región y las familias de las comunidades donde la organización desarrolla sus programas.

Son cuatro videos, dos destinados a las y los referentes de cuidado, las personas que tienen bajo su cuidado a los niños, niñas y adolescentes en los hogares de cuidado alternativo y los equipos técnicos que los están apoyando en su labor. Los vídeos han sido incluidos en la plataforma de formación online SOS Virtual de Aldeas Infantiles SOS para que estén disponibles para todo el mundo de forma gratuita, conjuntamente con una serie de actividades de formación para poder ampliar sus contenidos.

En los dos primeros vídeos se recuperan los conceptos de afectividad consciente y entornos seguros y protectores que hemos trabajado ya en la región, con las adaptaciones necesarias por el contexto de emergencia y aislamiento. Uno recoge pautas de autocuidado para las y los referentes de cuidado y el otro una serie de pautas para generar seguridad a los niños, niñas y adolescentes en un contexto de incertidumbre.

Los otros dos vídeos abordan los mismos contenidos pero adaptados a las familias presentes en las comunidades donde la organización tiene presencia a través de las asociaciones nacionales de los diferentes países de la región. En este caso, utilizamos un lenguaje sencillo y un tono de presencia afectiva para que pueda ser comprensible el contenido más fácilmente.

Y luego están cuatro “webinars” (seminarios online) grabados:

  • “¿Cómo brindar seguridad en la incertidumbre? Claves de intervención y condiciones mínimas”, impartido por Pepa Horno.
  • “Disciplina Positiva en el contexto de la emergencia de salud”, impartido por Pepa Horno.
  • “Primeros Auxilios Psicológicos en la emergencia de salud”, impartido por F. Javier Romeo.
  • “Dinámicas de grupo y expresión de emociones con niños, niñas y adolescentes”, impartido por F. Javier Romeo.

Esperamos que os resulten de utilidad.

Un abrazo en la distancia,

Pepa Horno y F. Javier Romeo


Actualización

Ahora los vídeos están también subtitulados en inglés, francés y portugués. Se puede acceder a ellos a través de los siguientes enlaces:

Vivir a la intemperie

Para todo el equipo de Espirales CI y para es importante, en estos momentos más que nunca, mantener el rigor técnico unido a través de la cercanía emocional. Es más, entender esta afectividad como criterio de calidad y eficacia técnica.

Por eso nos estamos centrando en tratar de brindar herramientas técnicas al mismo tiempo que nos hacemos presentes a las familias y a quienes tienen la responsabilidad del cuidado de niños, niñas y adolescentes en centros de protección. El vídeo que he elaborado para el programa de BBK Family es una muestra de esa forma de entender nuestro trabajo en un contexto de emergencia como el que tenemos.

Las dimensiones e implicaciones que la vivencia real de la intemperie va a tener para muchos de nosotros, para los niños, niñas y adolescentes con los que vivimos y trabajamos y para la sociedad en general son imposibles de calcular ahora mismo. Esta experiencia es nueva para todas las personas y es una experiencia de vulnerabilidad y fragilidad. Vivíamos en un mundo basado en la falsa creencia de que controlábamos lo que nos podía ocurrir. Solo cuando nos llegaban experiencias intensas emocionalmente o traumáticas por algún motivo adquiríamos consciencia de esa falsedad. Ahora la vida ha deshecho de un plumazo aquella mentira. Y nos toca aprender a vivir a la intemperie. Siempre estuvimos allí, solo que no éramos conscientes.

Cuando escribí Educando la alegría lo hice justamente como explicaba en su epílogo, porque estaba preocupada del nivel al que estábamos inoculando miedo a los niños, niñas y adolescentes. Avisaba entonces de que el miedo paraliza, crea una sensación de impotencia y de indefensión que, en contra de lo que mucha gente cree, lejos de proteger, pone en riesgo a nuestros niños, niñas y adolescentes. Ese proceso estaba siendo inconsciente en muchos casos, intencionado en otros. Ahora mismo corremos el riesgo de que educar en ese miedo nos salga de las “tripas”. Porque nuestras “tripas” están asustadas. Y educamos en aquello que vivimos. Así que habremos de poner mucha consciencia si no queremos que la certeza de esa fragilidad se convierta en miedo paralizante que los niños, niñas y adolescentes incorporen en su memoria corporal.

Por eso es importante recordar que hay dos armas muy poderosas contra el miedo. La primera, el amor. La soledad asusta, la caricia hace sentir seguro. El cariño de una red afectiva sólida y presente. Y lo digo desde la perspectiva técnica, no sólo humana. El amor vence al miedo. Por eso, ahora más que nunca, hagámonos presentes en la vida de quienes amamos. La segunda, la risa. El sentido del humor, la risa compartida conjura los fantasmas. No tengáis miedo a reíros de lo surrealista. Porque lo que está sucediendo es surrealista. Y reírse de ello para poder atravesarlo no lo hace menos grave, lo hace real.

No hagamos grandes promesas. Solo intentarlo hacerlo lo mejor posible. Esto también es nuevo para nosotros. Y como digo en el video, somos todos uno. Nadie va a salir solo de esto.

Un abrazo grande,

Pepa Horno

Conferencia “Educar sin miedo” impartida por Pepa Horno en Tomiño (Pontevedra) el 10 de febrero de 2020

Conferencia “Educar sin miedo” impartida por Pepa Horno como parte de la V Semana da Educación organizada por el Concello de Tomiño (Pontevedra).

Fecha: lunes 10 de febrero de 2020 a las 19:00.

Lugar: Auditorio de Goián
Av. Pío Troncoso, 90
36750 Goián (Pontevedra)

Inscripción gratuita en la página web del Concello de Tomiño.

[Entrada original del 3 de febrero de 2020, actualizada a 10 de febrero de 2020, fecha de celebración de la conferencia].

Ciclo de conferencias de Pepa Horno “Aprendre a estimar, aprendre a confiar” en Manacor (Mallorca) los días 13 de febrero, 12 de marzo y 7 de mayo de 2020

Ciclo de conferencias “Aprendre a estimar, aprende a confiar” impartidas por Pepa Horno en Manacor (Mallorca, Illes Balears), organizada por la Associació de Famílies del CEIP Sa Torre.

PRIMERA CONFERENCIA: “La conexión interna del niño o niña como clave para su protección: la autorregulación emocional”.

Fecha: jueves, 13 de febrero de 2020, a las 19:00.

Lugar: Teatro de Manacor

 

SEGUNDA CONFERENCIA: “Aprender a querer y sentirse querido: cómo promover vínculos afectivos positivos en los niños, niñas y adolescentes”.

Fecha: jueves, 12 de marzo de 2020, a las 19:00.

Lugar: Teatro de Manacor

 

TERCERA CONFERENCIA: “Aprender a confiar y sentirse seguro: cómo promover entornos seguros para el desarrollo de los niños, niñas y adolescentes”.

Fecha: jueves, 7 de mayo de 2020, a las 19:00.

Lugar por determinar

Más información e inscripciones en la APIMA Sa Torre apimasatorre@hotmail.com

Encuentro de Alejandro Cussiánovich y Pepa Horno en el V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia de UNICEF

“La participación como medio de protección e inclusión”: Encuentro de Alejandro Cussiánovich y Pepa Horno en el V Congreso de Ciudades Amigas de la Infancia de UNICEF: “Niños, niñas y adolescentes como agentes de cambio”, organizado por el programa Ciudades Amigas de la Infancia de UNICEF Comité Español.

Fecha: lunes, 25 de noviembre de 2019, de 12:15 a 13:30.

Lugar: CaixaForum Madrid
Paseo del Prado 24
Madrid

Inscripciones en: https://ciudadesamigas.org/congreso-derechos-infancia-participacion/inscripciones/.

[Entrada original del 11 de noviembre de 2019, actualizada a 25 de noviembre de 2019, fecha de realización del encuentro].

BBK Family: un programa de apoyo a las familias en la crianza en Bizkaia

En estos días se ha presentado públicamente el programa BBK Family impulsado por la BBK, y gestionado por Bidegintza y EDE Fundazioa para todo el territorio de Bizkaia. Están haciendo algunos ajustes a la página web, de modo que se puede ver temporalmente en este enlace, hasta que la página principal esté completada.

El objetivo del proyecto es tan certero como necesario. Enlazar a través de una web y de un domo que irá moviéndose por todo el territorio los recursos profesionales que están disponibles para apoyar el proceso de crianza de los niños, niñas y adolescentes con las familias que puedan necesitarlos.

A través de la web del proyecto cualquier familia tiene acceso a:

  • Recursos que ya existen en Bizkaia, no que sean de nueva creación.
  • Recursos cuya calidad ha sido evaluada según varios parámetros establecidos técnicamente para el proyecto.
  • Recursos que las familias pueden no saber cómo buscar, ni dónde localizar, o que quizá no saben ni que existen y los tienen disponibles.
  • Recursos educativos, de sensibilización o de prevención sobre temas relacionados con la crianza.
  • Recursos para intervenir ante algunas problemáticas que las familias van a tener que afrontar en el proceso de crianza.
  • Recursos para poder dar una respuesta eficaz a las necesidades específicas de su hijo o hija.
  • Profesionales de apoyo: un servicio de asesoramiento online que podrá resolver dudas y enlazar a las familias con los recursos necesarios para atenderlos.

Este proyecto crea redes entre familias y profesionales, entre organizaciones, asociaciones e instituciones y entre los distintos municipios de Bizkaia, con el objetivo final de promover el desarrollo pleno de los niños, niñas y adolescentes en Bizkaia a través de una crianza consciente en sus familias.

Para nosotros como Espirales CI y para mí personalmente, ha sido un privilegio asesorar el proceso de creación de este proyecto y colaborar con parte de sus materiales. Un privilegio profesional porque este proyecto es un ejemplo del tipo de recursos de prevención y de redes profesionales que promovemos desde Espirales CI. Pero también un privilegio personal por poder trabajar con el equipo humano que hay detrás de este proyecto cuyo rigor profesional y calidad humana están a la par.

Y privilegio porque me dieron la oportunidad de sistematizar el trabajo que realizo con familias en tres videos cortos que os enlazamos aquí y en los que intento dar las claves que para mí son nucleares en la crianza consciente:

  • Cómo generar vínculos afectivos positivos con los niños, niñas y adolescentes.

  • Mirar hacia dentro como requisito de la crianza consciente: la integración de nuestra historia de vida, el autocuidado y las redes afectivas de apoyo.

  • La consciencia en la crianza: hacer lo mejor que podemos, equivocarnos y saber perdonarnos.


Gracias por este privilegio, por haber confiado en mí para supervisar su creación y para aparecer entre los videos de referencia para las familias. Enhorabuena a la BBK por apoyar y promover un proyecto de este tipo. A Bidegintza y EDE Fundazioa por gestionarlo. Y sobre todo al equipo humano que lo lidera.

Pepa Horno

 

Cuidar a quienes cuidan

Una de las claves de nuestra filosofía como Espirales CI es contribuir a generar redes, tanto afectivas en la vida de las personas, como entre profesionales. Las redes son parte esencial de la protección y del acompañamiento emocional tanto como del rigor y la calidad profesional.

Para promover esas redes, tratamos de dar visibilidad en este blog a las experiencias de buena práctica que vamos encontrando en nuestro trabajo en distintos territorios, ámbitos y con diversas entidades, administraciones e instituciones. Nuestro ámbito de trabajo es la infancia, por lo que aquellas experiencias que difundimos son casi  siempre centradas en intervención con niños, niñas y adolescentes. Pero toda la línea de trabajo de los últimos años sobre la afectividad consciente como competencia profesional, los procesos de acompañamiento emocional y la promoción de entornos seguros y protectores, que son tres claves imprescindibles en cualquier programa de atención a la infancia y adolescencia, nos están llevando a colaborar con equipos y profesionales de otros ámbitos.

Y es ahí cuando tenemos la suerte de conocer iniciativas que están directamente vinculadas a los contenidos y estrategias de actuación que promovemos, aunque se apliquen en ámbitos diferentes. Y algunas de ellas resuenan tanto con el trabajo de Espirales CI, sus objetivos y su metodología que no nos queda más remedio que difundirlas también desde este blog.

Este es el caso del programa CuidArte (el arte de cuidar) del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) a cuyos profesionales tuvimos la suerte de dar una formación hace unos días. El programa tiene como objetivo brindar acompañamiento emocional a personas que asumen el cuidado diario de otras personas en situación de dependencia. Pueden ser familiares que cuidan de ancianos, o de personas con discapacidad, o con problemáticas de salud mental. El programa consiste en el desarrollo de grupos de apoyo socioemocional y educativo para estas personas y también grupos de promoción de autonomía para personas que están empezando a entrar en una situación de dependencia. Es un programa presente en todo el territorio aragonés, con profesionales que brindan sostén emocional y acompañamiento a personas que ejercen roles de cuidado. Parten de unos contenidos y metodología de trabajo común para todos los grupos de apoyo y unos espacios de supervisión continuados . Y los primeros resultados de la evaluación que se está realizando sobre su eficacia han mostrado que logran disminuir la sintomatología depresiva de las personas que acuden a los grupos.

 

 

Este vídeo explica el programa mejor que cualquier cosa que pudiéramos decir sobre él. Pero CuidArte es un ejemplo claro de lo que se puede lograr cuando las instituciones se humanizan, cuando logran ver más allá de los números y entender el dolor real de las personas que no se plasma sólo en diagnósticos o sintomatología sino en infinitas pequeñas cosas cotidianas que sólo quien las vive puede llegar a comprender en su verdadera magnitud. Pero también cuando las instituciones, en este caso el Gobierno de Aragón, deciden desarrollar su labor con rigor y calidad técnica. Porque este tipo de programas no son una cuestión de “buena voluntad”, ni siquiera de “humanidad”. Son una obligación institucional y una inversión inteligente. Sostener a quien sostiene tiene que ver con la dignidad, con el rigor profesional y con la inversión social.

Las y los profesionales con los que trabajamos en el curso son ejemplo vivo del nivel de eficacia que se logra en el trabajo cuando se es competente en afectividad consciente. En el trabajo con personas en general, y especialmente en el trabajo con personas que sufren, se debe lograr hacer consciente, sistematizar y supervisar la dimensión relacional. Porque se trabaja a través y desde la relación. Y es también ejemplo de inversión institucional en el cuidado de quienes cuidan, de comprender ese cuidado como parte no negociable del trabajo con personas que sufren. Porque la afectividad consciente sólo se puede implementar plenamente como competencia profesional si es asumida institucionalmente.

Encontrar un grupo de ochenta personas que recorren los pueblos, hacen kilómetros para llegar hasta los pueblos más alejados a generar un espacio afectivo y cálido donde estas personas puedan sentirse arropadas, protegidas, aceptadas y no juzgadas. Donde puedan comprender y conocer mejor las características de las enfermedades de sus familiares o las necesidades de aquellas personas a las que acompañan. De esta forma mejoran su labor y se sienten más capaces. Son espacios afectivos que destierran la soledad. Al menos un poquito. Es lo que tienen las redes, que funcionan.

Gracias a cada una de las y los profesionales del programa CuidArte; a quienes lo crearon, lo empujan y lo lideran, y a quienes institucionalmente supieron ver, no sólo la necesidad del mismo, sino la inversión inteligente y rigurosa.

Pepa Horno

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR