Automatic Translation


by Transposh - Plugin de traducción para WordPress

Para seguirnos en Twitter

Seguir @EspiralesCI en Twitter.

LinkedIn

Buscar

Suscripción al blog

Agenda

Archivos

Etiquetas

Entradas recientes

Meta

Otra forma de sentir (entrada del 28/02/2010 del antiguo blog)

Durante los años que he estado trabajando para la sensibilización contra el castigo físico a los niños y niñas, siempre había una pregunta que se repetía una y otra vez: “¿pero tú eres madre?” Cuando contestaba “no”, podía ver las caras y los gestos de la gente, esa sensación de “entonces no sabes lo que dices, no sabes de lo que hablas, es fácil hablar desde fuera” la podía sentir además de escuchar reiteradamente.

Ahora soy madre. Y ahora la pregunta ha cambiado, y además tiene un cierto tono de reto. Es algo así como “Y ahora que eres madre, ¿qué? ¿sigues pensando lo mismo?” Y la mejor respuesta que he logrado encontrar es que no me he tenido que desdecir de nada de lo que dije, de hecho algunas de las posturas las podría defender ahora incluso con mayor radicalidad, pero lo que ha cambiado es mi forma de decir las cosas. Porque es otra forma de sentir.

Esta noche quiero compartir dos ejemplos, fruto de una conferencia que di en Ibiza el otro día y que fue para mí significativa en muchos sentidos. El primero fue cuando una periodista me preguntó: “y si tuvieras que dar un consejo a los padres, ¿cuál sería?” Es una pregunta que me han hecho muchas veces y he contestado cosas muy diferentes, pero esta vez dije algo que hasta ahora no había sentido tan claro. Dije: “que aprendan a perdonarse a sí mismos” Porque siendo padre o madre te vas a equivocar sí o sí, y es importante poder levantarse de nuevo, y poder mirarse al espejo y perdonarse para seguir siendo madre o padre, sólo que algo más humilde y algo más sabia. En mi trabajo veo padres abrumados, sobrepasados, que a veces se sienten solos, que no saben cómo manejar las situaciones. Lo que veo en mi trabajo no es tan diferente de lo que he visto en mi espejo varias noches.

Y la segunda cosa que quiero compartir fue cómo estructuré la conferencia, que era sobre el tema de castigo físico. La llamé “los aprendizajes que valen una vida” y eran tres: aprender a amar y a ser amado, aprender a educar a alguien a quien amas, y aprender a vivir desde la piel. Es otro modo de decir: amor, autoridad y coherencia. Aún no sé muy bien cuánto del mensaje cambia, ni de mi trabajo, pero sé que es diferente. Y es mi forma de decirlo como madre.

Pepa

Escribir un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR